Washington, DC.- Las trabas que pone el gobierno de Estados Unidos para liberar a los inmigrantes menores de edad que arresta ha quintuplicado el número de niños que permanecen en sus centros de detención. El mayo del año pasado esa cifra era de dos mil 700 y ahora ha llegado a 12 mil 800, de acuerdo al informe oficial obtenido en el Congreso por The New York Times.

Los trabajadores sociales que atienden inmigrantes aseguran que los centros de detención están casi al máximo de su capacidad y que es debido a que la Administración se ha convertido en un “cuello de botella”, en palabras del diario.

La principal diferencia no es un aumento en las llegadas de menores a la frontera. La agresividad del Gobierno Trump con los inmigrantes irregulares ha hecho que cada vez menos familiares se presenten para hacerse cargo de los menores. En muchos casos, estos niños llegan buscando a familiares en Estados Unidos que están a su vez también en situación irregular.

¿Usted qué opina?: