Wellington, Nueva Zelanda.- Jamás pronunciará el nombre del tirador en la masacre de Christchurch, advirtió la primera ministra neozelandesa Jacinda Ardern.

“Él buscaba varias cosas con este acto de terror, pero una de ellas era notoriedad, por eso ustedes nunca me escucharán decir su nombre”, dijo durante un discurso en el Parlamento.

“Es un terrorista, es un criminal, es un extremista, pero cuando hable (de él) será un sin-nombre. No le daremos nada, ni siquiera su nombre”, sentenció.

Pidió centrarse en las víctimas y recordó a Haji-Daoud Nabi, un afgano de 71 años que abrió la puerta de la mezquita Al Noor al asaltante y cuyas últimas palabras fueron “Hola, hermano, bienvenido”.