Ciudad del Vaticano.- Tras la masacre en dos mezquitas en Nueva Zelanda, el papa Francisco ha pedido combatir el odio y la violencia.

“Rezo por los muertos y los heridos y sus familiares. Estoy cerca a nuestros hermanos musulmanes y a toda esa comunidad, y renuevo la invitación a unirse en la oración y a los gestos de paz para contrarrestar el odio y la violencia”, dijo desde la Plaza de San Pedro.

El Pontífice instó a los fieles, entre ellos peregrinos de Polonia, de la ciudad de Valencia en España, Cazajeiras en Brasil y de Benguela en Angola, a rezar juntos, en silencio, por los “hermanos musulmanes que fueron asesinados”.