Veracruz, Ver. – El Obispo de la Diócesis de Veracruz, Monseñor Carlos Briseño Arch, manifestó que la pérdida de valores ha propiciado que cada vez sean más frecuentes los casos de suicidios en niños y adolescentes, esto en relación al caso de una adolescente de 12 años que se habría suicidado presuntamente en el puerto de Veracruz porque le quitaron su teléfono celular.

Lamentó que por banalidades algunas personas opten por tomar el camino más fácil, pero indicó que muchas veces no hay un trasfondo, sino que es por algo que no tiene valor.

Explicó que hay ocasiones en que es por pleito o porque se le suspendió un examen, o porque le robaron, pero en el fondo es por la falta de valores y de fe que da la capacidad de poder afrontar las dificultades y poder vivirlas de una forma más positiva y relativizar algunas cosas, la pérdida de un teléfono no es trascendente.

El Prelado resaltó que parte de sus actividades  en la Ciudad de México era el realizar actividades entre jóvenes y padres  de familia que permitieran una mejor convivencia, y recordó que el padre y la madre son los principales educadores a nivel humano y cristiano y por ello es con ellos con quienes trabajan para que ayuden a las nuevas generaciones para que se conduzcan a un vida mejor.

El obispo de la Diócesis de Veracruz, Carlos Briseño Arch, fue entrevistado en el marco de su primer misa en la Catedral de esta ciudad.

Por Julio Ortiz