Papantla, Ver.- Luego de haber enfrentado un severo estiaje, productores de ganado no han logrado recuperarse al cien por ciento y el agua sigue haciendo falta, no obstante, los pastizales empiezan a reverdecer, pero ahora una plaga amenaza con arrasarlos, representando un riesgo para la producción de ganado, señaló Lucas Pérez, productor de la zona de la costa papanteca.

Se trata del llamado "gusano medidor", un pequeño insecto de color verde, característico por encorvarse para poder avanzar, mismo que consume vorazmente los pastos, provocando su amarillamiento hasta la muerte, dejando sin alimento al ganado que pretende recuperar peso luego de la severa sequía.

El entrevistado dijo que al menos en la región costera, comunidades como La Sabana y Puente de Piedra son las más afectadas, razón por la que dijo es necesario recurrir a la fumigación cuando menos dos veces por año. Así mismo destacó que esta plaga está causando estragos porque muchos no la conocen.

"Tiene apenas como cuatro años que nos empezó a pegar, antes no veíamos a ese gusano, no se conocía y la verdad es que tampoco habíamos tenido sequías tan fuertes, ahora la gente se debe preparar y aprender a hacer rendir su agua, su pasto, pero sobretodo evitar que la plaga afecte sus pastos o de lo contrario su ganado estaría condenado a morir", finalizó.

Juan Olmedo