Tuxtla Gutiérrez, Chis.- Por mucho que aceleró la patrulla de la Policía Federal no logró capturar a los tratantes que conducían una camioneta con migrantes.

De acuerdo con un comunicado de la Fiscalía General de Chiapas, agentes estatales persiguieron una camioneta durante kilómetros, luego de que detectaran que iba a exceso de velocidad.

Tan rauda circulaba la Ford color verde que el conductor y su acompañante sacaron bastante ventaja y una vez que dejaron atrás a los uniformados dejaron la camioneta abandonada con nueve inmigrantes hondureños, cuatro de ellos niños.

Los centroamericanos narraron que los “polleros” les habían cobrado, a cada uno, mil dólares para llevarlos a Veracruz, paso obligado para llegar a la frontera tamaulipeca con Estados Unidos.

¿Usted qué opina?: