Poza Rica, Ver.- Este miércoles decenas de pacientes del centro de salud Manual Ávila Camacho, improvisado, por cierto, en una casa que está en pésimas condiciones, se quejaron porque desde hace dos años tienen que recibir atención médica de manera inadecuada, en una casa ubicada en la calle Loma de los Cedros No. 25, de la colonia La Ceiba.

La falta de espacio es incómodo, incluso algunas enfermeras tienen que trabajar afuera, ya que la casa es demasiado pequeña para atender a tanta gente, derivado de que el Centro de Salud es urbano y a diario acuden cientos de personas a consulta externa.

Es evidente que para utilizar esa casa, la Secretaría de Salud tiene que pagar miles de pesos al mes, el pretexto es que el Centro de Salud, ubicado sobre la avenida Independencia, no ha sido concluido, pero varios pacientes aseguran que dicha unidad médica ya está lista y aún así, desconocen por qué no ha sido entregada por las autoridades.

Con las recientes lluvias, uno de los techos se cayó y a pesar de que en un principio la directora intentó evitar que se documentara el hecho, finalmente, fueron los pacientes los que se quejaron abiertamente, de que el servicio que reciben es incómodo.

Es importante mencionar que ante esta problemática, se dijo que llegaría el jefe de la Jurisdicción Sanitaria No. III Roberto Torres Arcos, éste fue esperado por varias horas y finalmente, se supo que sólo envió a uno de sus colaboradores, para simplemente decir que el techo sería reparado, pero no dijo para cuándo acabaría la incómoda atención, en el inmueble que era utilizado como casa, misma que se desconoce propiedad de quién es y la cantidad pagada al mes.

Algo más grave, según lo dicho por los pacientes, es que, donde revisan a las mujeres, también tienen que revisar a los varones, lo que crea un clima de incomodidad y falta de privacidad. Además, lo que era una diminuta cocina, es utilizada para aplicar vacunas a decenas de personas, incluso la estructura no ayuda mucho.

Por Clemente Hernández Reyes

¿Usted qué opina?: