Poza Rica, Ver.- Las calles de Poza Rica lucen inusualmente vacías en miércoles al mediodía. Hay menos tránsito, negocios, escuelas y oficinas gubernamentales cerradas, tal cual se tratara de un domingo. No obstante, se trata de la forma en que la llegada del COVID-19 (coronavirus) ha cambiado la vida de los habitantes.

Por el bulevar Adolfo Ruiz Cortines –la ruta que atraviesa toda la ciudad– apenas circulan contados carros, de entre los cuales hay unos cuantos taxis, a pesar de que son más de tres mil empadronados. “Si salimos gastamos en gasolina y no hay gente. No hay forma de recuperar la inversión si no hay pasaje”, han confesado algunos.

Justamente este sector fue el primero en resentir los cambios al quedarse sin estudiantes cuando comenzaron las vacaciones adelantadas por Semana Santa, que se extenderán hasta el lunes 20 de abril para evitar la exposición a contagios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando la Secretaría de Educación Pública (SEP) tomó esa decisión para proteger a la comunidad estudiantil, aún no se presentaban infectados en Veracruz, sin embargo, ya se preparaba para el escenario 2 de la pandemia, que comenzó oficialmente ayer martes.

En el corazón de Poza Rica el panorama es igual de desolador. Muchos negocios han bajado sus cortinas, aunque algunos, como Ferrehogar, trabajan a puerta cerrada y atienden a sus clientes por teléfono y WhatsApp. Sólo abren si les tocan el timbre.

Los centros comerciales también se ven afectados. Ni siquiera el “martimiércoles” de frutas y verduras en Chedraui o el “Martes y Miércoles del Campo” en Soriana atrae a la gente, los estacionamientos están con contados automóviles. En Liverpool la afluencia también es menor.

Si bien en Veracruz apenas hay siete de los 405 casos confirmados de esta enfermedad en el país y ninguno de ellos se localiza en Poza Rica –hasta el momento–, las medidas de aislamiento ya están cobrando factura a la actividad en el municipio.

Los taxistas fueron los primeros en resentir los cambios, ya que se quedaron sin estudiantes desde este lunes 23 de marzo, cuando comenzaron las vacaciones adelantadas por Semana Santa, que se extenderán hasta el lunes 20 de abril para evitar la exposición a contagios.

Cuando la Secretaría de Educación Pública (SEP) tomó esa decisión para proteger a la comunidad estudiantil, aún no se presentaban infectados en Veracruz, sin embargo, ya se preparaba para el escenario 2 de la pandemia, que comenzó oficialmente ayer martes.

El gobierno local de Poza Rica comprendió rápidamente la importancia del autoaislamiento y después de que se cancelara Cumbre Tajín y el desfile anual petrolero símbolo de la ciudad cerró parques, el gimnasio municipal, la Casa de Cultura y restringió el servicio de sus oficinas.