Poza Rica, Ver.- Las muertes por coronavirus en Poza Rica y los municipios vecinos superan por mucho a ciudades tan importantes como Guadalajara y Monterrey, que son verdaderas metrópolis. A pesar de esto, la gente en la zona norte de Veracruz continúa saliendo a las calles y permanece incrédula a la pandemia.

Y es que en Poza Rica, Papantla, Tihuatlán y Coatzintla suman oficialmente 54 decesos por COVID-19 y 312 casos confirmados entre todos. En comparación, Guadalajara tiene sólo 40 defunciones de los 333 positivos; en Monterrey son 18 defunciones de 259 personas infectadas.

El panorama se ha vuelto verdaderamente desolador para los pozarricenses y los habitantes de los municipios circundantes, que fueron viendo cómo poco a poco crecían los sospechosos y se iban confirmando, hasta pasar de dos casos a 239 en menos de dos meses.

La mortal enfermedad fue importada a México desde finales de febrero, cuando el epicentro era Europa, concretamente el norte de Italia. En ese entonces el país no suspendió vuelos como otras naciones ni implementó medidas más estrictas y los casos comenzaron a aparecer salpicadamente.

Primero fueron la Ciudad de México (28 de febrero) y Sinaloa, luego Coahuila, le siguieron Chiapas, el Estado de México, Querétaro, Nuevo León, Puebla, Durango… el estado de Veracruz aún se veía lejos y muchos la pequeña ciudad de Poza Rica.

De un momento a otro el mapa que cada noche presenta el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, fue cambiando de color y las entidades iban sumándose a la estadística. Tlaxcala fue el último en caer el 25 de marzo y hoy tiene 121 casos acumulados.

En aquella fecha el coronavirus aún no llegaba a Poza Rica y mucho menos a Papantla, Tihuatlán o Coatzintla. A la ciudad petrolera hizo su aparición hasta el 27 de marzo, cuando solo había seis municipios con infectados en Veracruz, un total de 21 personas contagiadas.

La gente no lo tomó en serio. Aseguraba que era una estrategia del neoliberalismo para obligar a los países a pedir préstamos al Fondo Monetario Internacional o que era una distracción como el chuapacabras y siguió haciendo su vida normal, aun cuando el 23 de marzo inició la Jornada Nacional de Sana Distancia.

Lo cierto es que un mes después, para el 23 de abril, el virus ya se había extendido a 50 municipios y había 250 positivos, 21 de ellos en Poza Rica y uno más en la ciudad que perfuma el mundo, Papantla. Tihuatlán y Coatzintla estaban limpios a pesar de las colindancias.

En Tihuatlán el primer caso se presentó hasta el 29 de abril, para ese entonces ya había 42 positivos en Poza Rica y ocho en Papantla. El total en la entidad era de 515 en 69 demarcaciones. Al día siguiente, el 30 de abril, Coatzintla se estrenó con su primer infectado.

El Día del Niño se observaron grandes filas en las pizzerías de Poza Rica, toda la tarde hubo gente “guardando su sana distancia” y muchos argumentaron que no dejarían de celebrar a los reyes del hogar, sin importar el riesgo que conllevaba estar en la calle.

Ahora, 24 días después, la pandemia está en 121 municipios (más de la mitad de Veracruz) y ha alcanzado a dos mil 699 personas y ni siquiera se ha llegado al pico de la pandemia en la entidad, según lo reconocido por el propio gobierno del estado.

Mientras tanto, sólo cabe esperar que las personas tomen conciencia, acaten las medidas sanitarias como lavarse las manos frecuentemente, desinfectar todas las superficies, usar gel antibacterial y portar cubrebocas en los lugares públicos, ya que nunca se sabe si ya se está infectado y anda esparciendo el virus.

👇🏼👇🏼TE RECOMENDAMOS LEER:👇🏼👇🏼

¡Mil 359 veracruzanos ya vencieron al COVID-19!