Coatzacoalcos, Ver.- Pese a marchas, plantones, súplicas y ruegos para tener una mejor seguridad, ésta no llega.

Lo anterior está provocando el cierre de negocios como ocurrió este fin de semana, cuando en el restaurante El Embrujo, la gente estaba comiendo de lo más a gusto, los dueños les pidieron que abandonaran el lugar por su seguridad, dejando en cuestión de minutos y con el temor, los comensales empezaron a salir y dejaron vacío el lugar y desde ese momento bajaron sus cortinas.

La falta de resultados en materia de seguridad, no permite que los empresarios sigan en este municipio, profieren irse antes que perder la vida, es más importante salvaguardar la integridad de sus familias.

De igual manera la Franquicia Barezito cerró sus puertas, lo que indica que la situación de riesgo sigue para los coatzacoalqueños, sobre todo, para quienes le apuestan a poner un negocio y por pequeño que éste sea, al parecer se ve amenazado.

No existen las condiciones de seguridad para que se queden, por lo que emprenden un viaje dejando su terruño, su inversión y no se exponen más, ni a sus familias.