Colorado, EU.- La cárcel donde "El Chapo" Guzmán podría cumplir su condena, es una donde los presos permanecen aislados 23 horas al día y con el mínimo contacto humano.

El penal ADX Supermax, conocido también como el "Alcatraz de las montañas Rocosas", está protegido por alambradas con púas, torres de vigilancia, patrullas fuertemente armadas que resguardan sus instalaciones y francotiradores altamente especializados.

Las celdas están hechas de concreto y miden 2.1 por 3.6 metros, tienen una cama del mismo material cubierta solo por un delgado colchón y mantas, así como una ventana de poco más de un metro de alto y 10 centímetros de ancho por donde entra algo de luz, pero a través de la cual los presos no ven más allá del edificio.

Asimismo, en el reducido espacio hay un banco y un escritorio fijos, también de concreto, mientras que algunas celdas tienen radios y televisores en blanco y negro que transmiten programas religiosos, educativos y de interés general.

La comida se les suministra a través de pequeños agujeros en la puerta y su contacto con otros seres humanos se limita a los guardias y el personal de la cárcel, de acuerdo con medios de prensa.

Los reclusos deben usar grilletes, esposas y cadenas en el estómago cuando son llevados afuera de sus celdas por los guardias y solo se les permite una hora de receso en una pequeña jaula al aire libre, en la que solo pueden ver el cielo.

Esta prisión de máxima seguridad alberga a los presos considerados más peligrosos o que están acusados de terrorismo, como Ted Kaczynski, el “Unabomber”; el conspirador de los atentados del 11 de septiembre de 2001, Zacarias Moussaoui y el terrorista de la Maratón de Boston, Dzhokhar Tsarnaev.