Ciudad de México.- La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México ofreció una disculpa pública a Lorena González, por haberla detenido de manera injusta por el secuestro y homicidio de Fernando Martí, hijo del empresario Alejandro Martí.

“La Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México, por mi conducto y a nombre de todo el personal, de frente y con coto respeto, admito el reconocimiento de responsabilidad y ofrezco una disculpa pública al honor de Lorena Hernández González y a su familia”, dijo la titular de la dependencia, Ernestina Godoy.

Esto para cumplimentar la recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

La disculpa también graba en torno a las “afectaciones ocasionadas por la violación a sus derechos humanos de legalidad, seguridad jurídica, libertad personal, al debido proceso, a una defensa adecuada, a la presunción de inocencia, a tu vida privada, a tu dignidad”, señaló la procuradora.

Por su lado, Lorena González, licenciada en Derecho y Negocios Internacionales, dijo que acepta la disculpa, pero no perdona. Y es que la mujer pasó en prisión seis años, 10 meses y 11 días, “tiempo que le robaron a su hija, a su madre y esposo”.

“En la ceremonia, Lorena evocó la celda fría en la que estuvo, sin olvidar la mañana del 5 de septiembre de 2008 cuando salió de su casa rumbo a su empleo en la Policía Federal, ‘sin imaginar que no regresaría hasta casi siete años después’. Fue detenida, arraigada y acusada de pertenecer a La Flor, una banda inexistente a la que la Procuraduría capitalina, entonces encabezada por Miguel Ángel Mancera, atribuyó el plagio y asesinato del chico Fernando Martí”, informaron.