Tuxpan, Ver.- La falta de agua ha comenzado a preocupar a los citricultores, quienes aseguran que de no presentarse una lluvia intensa en los próximos días, la producción de mandarina podría perderse, pues ésta no tendría la calidad que el comprador necesita para poder comercializarla, aseguró Gustavo Fuentes.

“No podemos decir que se perdería toda la cosecha, simplemente que sin agua suficiente el cítrico queda de menor tamaño y su calidad no es la misma, pues su tamaño es muy pequeño y el comprador exige determinado tamaño”.

Aun y cuando no precisó el número de hectáreas que serían afectadas, subrayó que la pérdida económica sería considerable, pues esta es la cosecha a la que se le apuesta, dada la gran producción que hay y por la temporada que se avecina es la de mejor precio, por encima de la naranja.

Indicó que este año el sector agrícola ha sido muy golpeado, pues las lluvias han brillado por su ausencia, provocando que la cosecha no sea la esperada. “La falta del vital líquido nos ha venido afectando desde inicios de este año, y los pronósticos no son nada alentadores, pues ya es para que las lluvias ya estuvieran presentes y éstas no llegan”.

Dijo sentirse confiado que una vez que pasen los 40 días más calurosos del año con la llamada canícula, las lluvias comiencen a registrarse de manera constante, pues de acuerdo a las experiencias de años atrás, es después de la quincena de agosto cuando las lluvias se hacen presentes.