Poza Rica, Ver.- Luego de que este medio divulgara la queja de una persona quien acusó que fue víctima de la empresa Autofin Monterrey, surgieron al menos diez quejas más y ahora los afectados se unieron para exigir a la Profeco el cierre de ese negocio en este municipio cuyas estafas a la semana superan los 5 millones de pesos.

A pesar de las quejas de las víctimas, ni el Ministerio Público y mucho menos la Procuraduría Federal del Consumidor han podido clausurar a la empresa cuyas quejas no sólo son en esta ciudad, sino a nivel nacional.

Bajo planes ficticios que consisten en sorteos que nunca llevan a cabo, la empresa obtiene ganancias millonarias y sus principales víctimas son trabajadores del volante.

Lo peor de todo, es que justo cuando los clientes se dan cuenta que han sido engañados y solicitan les regresen su dinero, descaradamente la empresa les notifica que se hacen acreedores a una penalización.

Quienes han sido víctimas hicieron un llamado a la ciudadanía a no caer en las garras de esta empresa, y buscar otras alternativas que, pues aunque sus trámites son un poco más complicados, más vale pagar por algo seguro que por un fraude.