La calle 5 de Mayo es utilizada para intimar; vecinos piden intervención de autoridades

Poza Rica, Ver.- Un grupo de hombres y mujeres que se dedican al sexoservicio han sacado de quicio a varios vecinos de la calle 5 de Mayo de la colonia Tajín, quienes aseguran que durante las noches tienen que ser testigos de cómo estas personas sostienen intimidad con clientes en plena vía pública, con tal de no pagar habitación de hotel; la Policía no hace nada.

De acuerdo a la declaración de una mujer que prefirió omitir sus datos generales, en la calle 5 de Mayo varias personas que se dedican a la prostitución realizan actos inmorales. “No es que me asuste, la verdad cada quien es libre de trabajar en lo que quiera, pero no tener sexo en la calle”, dijo la denunciante, quien indicó que entre las dos y tres de la mañana la calle es utilizada para intimar.

Más declaraciones vertidas a este medio indican que ni siquiera la Policía ha podido controlar el tema, y para colmo los uniformados de Fuerza Civil hasta son clientes de hombres vestidos de mujer que ofrecen sus servicios sexuales en las madrugadas.

Al cuestionar sobre el porqué no llaman a la Policía cuando ocurren estos actos, se indicó que “no tiene caso, porque hasta ellos (los policías) vienen y suben a sexoservidores a sus patrullas, y cuando se bajan ya vienen acomodándose el vestido y se van”, agregan.

Este medio logró saber que ciertamente, la Policía está inmiscuida de manera delicada en el tema de la prostitución en la zona centro de la ciudad, y lo declarado a Vanguardia es prueba de ello. Por ejemplo, se ha acusado a los mismos oficiales de la SSP de cobrar entre 50 y 100 pesos a trabajadores sexuales (hombres y mujeres) por dejarlos trabajar a gusto, tema que sigue siendo delicado y del que las mismas autoridades prefieren no hablar y mucho menos reconocen.

Asimismo, el tema debe ser analizado por autoridades municipales, donde hasta hace unos meses no había un control de cuántas personas se dedican al comercio sexual, ya que hay personas que no precisamente salen a la calle para vender placer. Lo hacen desde sus casas.

Al inicio de la administración actual se invitó a las mujeres y hombres dedicados al sexoservicio para que tramitaran su tarjeta sanitaria sin costo alguno.

No obstante y pese a lo anterior, hasta la fecha ha sido imposible controlar el también llamado oficio más antiguo del mundo, tan es así que no hay una zona exclusiva para esta actividad como existió hace décadas la llamada zona de tolerancia en la colonia La Rueda, lo que provoca que cualquier punto de la ciudad sea idóneo para prostituirse.

Por Clemente Hernández Reyes

Gráficas Víctor Bustamante

¿Usted qué opina?:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.