París, Francia.- En la víspera de nuevos anuncios por parte del presidente galo, los “chalecos amarillos” volvieron a manifestarse este sábado.

Se trata de la primera protesta con la nueva ley antidisturbios, vigente desde el jueves, que considera delito disimular el rostro en las manifestaciones para evitar se presenten actos vandálicos.

Esto deja al poder “aún más libre para hacer cualquier cosa” contra el movimiento, lamentó una de las figuras de la protesta, Priscilla Ludosky, que viajó a Toulouse.