Poza Rica, Ver.- Desde hace 12 años, la maestra Dulce María Carpizo Bauza vive del erario sin trabajar. Actualmente, como regidora comisionada en Desempeño, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, ganando más de 100 mil pesos mensuales, sigue sin dar resultados a la ciudadanía.

Su vida de aviadora comenzó en la administración del exalcalde priista, Pablo Anaya Rivera, cuando le asignaron la dirección municipal de Educación. Percibió un buen salario, por hacer nada.

A pesar de mal desempeño como funcionaria, Dulce María Carpizo fue regidora de Educación en el gobierno del expresidente municipal Juan Alfredo Gándara Andrade. En este trienio también se caracterizó de ser una faltista y una servidora pública, sin dar resultados para el pueblo.

Con el siguiente munícipe, también priista, Sergio Lorenzo Quiroz Cruz, la profesora fue designada nuevamente como titular de la dirección municipal de Educación. Pero a pesar de haber tenido varios cargos en la administración pública, nunca mejoró su desempeño laboral, pero la mantuvieron en los cargos por los compromisos políticos del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Incluso en 2015, el exregidor comisionado en Educación, Tonatiuh Paredes Rangel, intentó destituirla de ese puesto, debido al incumplimiento de sus funciones, pero principalmente por sus inasistencias, sin embargo, jamás fue removida.

Ahora, ya como regidora en la administración de Morena, la flamante funcionaria Dulce María Carpizo sigue caracterizándose por la ausencia en su oficina. Casi no va, sólo se le ve corriendo por los pasillos del Ayuntamiento cuando tienen programadas las sesiones de cabildo. De lo contrario, ni se presenta.