Ciudad de México.- Daniela salió un día a una fiesta y su familia no supo nada más de ella… hasta ahora, que hallaron su ropa y los pocos huesos que quedaron del cuerpo, incluyendo los brackets pegados a la osamenta.

Los restos estaban en un lugar de difícil acceso en el poblado de Parres, perteneciente a la alcaldía de Tlalpan. El reportero Carlos Jiménez, especialista en temas policiacos, difundió las fotografías de sus huesos y su ropa. Se presume que los animales carroñeros se comieron a Daniela Ramírez, de tan sólo 18 años.

El pasado 19 de mayo, saliendo de la pizzería en la que trabajaba en Xochimilco, la joven abordó un taxi para ir a una fiesta, pero el chofer nunca la llevó a su destino. Los últimos mensajes de Daniela a un amigo alertan sobre el desvío de la ruta:

—Creo que el taxi me quiere secuestrar

—¿Porqué?

—Me está llevando casi a Tres Marías… ayúdame. Estamos por Parres el Guarda… ya pasamos el Ajusco… ayúdame por favor.

Han pasado casi dos meses desde esa última conversación y las autoridades por fin encontraron su ropa, una bota y sus brackets junto a unos restos óseos, pero la familia reclama que no han podido ver la carpeta de investigación y este jueves se ha plantado afuera de la Procuraduría General de Justicia capitalina.

“A nosotros no nos han notificado nada, ni siquiera nos dieron acceso a la carpeta de investigación, de todo lo que nos hemos enterado es por los medios de comunicación y eso creo que no es justo”, reclamó un hombre que se identificó como tío de Daniela.

“El trabajo que han hecho es deficiente, hasta el momento no tiene alguna pista que pueda llevarnos al responsable, por eso exigimos que renuncien si no puede con el trabajo o que designe a personal capacitado, a la madre la revictimizaron aquí desde el primer día”, reprochó.