Londres, Reino Unido.- Cirujanos del Colegio Universitario de Londres y del Hospital Great Ormond Street operaron a un feto de 24 semanas y lo devolvieron al vientre.

La intervención fue aprobada por los padres Bethon y Kieron Simpson luego de que pruebas de líquido amniótico, resonancias magnéticas y escáneres detectaran que el futuro bebé tenía espina bífida, lo que causaría que después de nacer padeciera de dificultades para caminar o incluso parálisis.

Los médicos abrieron el útero y sacaron el feto parcialmente para practicarle la cirugía, después lo volvieron a colocar y cerraron el útero.

¿Usted qué opina?: