Poza Rica, Ver.- Confabulado con Luis Aguilar, director de Recursos Humanos, el soberbio Jaime Bernabé Castillo Sandoval, acaba con el Sindicato de Empleados Municipales al violentar los derechos de 900 trabajadores.

De esta forma se manifestaron trabajadores sindicalizados de base y eventuales al pronunciarse en contra de quien se ha convertido en un negocio particular, el sindicato, con la exigencia de cuotas quincenales.

Sostuvieron que Jaime Castillo Sandoval en lugar de defender los derechos salariales y sindicales de las y los trabajadores ha hecho mancuerna con el director de Recursos Humanos.

Indicó que uno de los compromisos de Castillo Sandoval que hizo con los trabajadores sindicalizados fue el que se les devolvieran los 16 millones de pesos que dejara la anterior directiva, además del pago del fondo de ahorros y demás prestaciones.

Sin embargo, ha resultado todo lo contrario, porque se niega a autorizar los préstamos administrativos que por enfermedad requieren, por lo que aseguran estar peor que antes.

Inconformes señalan que tal parece que Jaime Vicente, exaspirante a la dirigencia, conoció las mieles del dinero y el poder, porque pese a los problemas que tienen sus compañeros los ignora, cuando que éstos le dieron el respaldo.

De igual forma Moisés Cruz Franco, de la otra planilla y Miguel Ángel Álvarez Gómez, se han mantenido de brazos cruzados.

Lo grave del caso es que se vislumbra a futuro que el Sindicato de Empleados Municipales Eduardo Núñez Marín, filial de la CROC, vaya a desaparecer y sea dirigido por Luis Aguilar, discípulo de Jaime Bernabé Castillo Sandoval.

Por Isaías García Pérez

Gráfica Fernando Barrientos

¿Usted qué opina?: