Ciudad de México.- La vida de Norberto Ronquillo fue cesada, al parecer por estrangulamiento, a pesar de que la familia pagó 500 mil pesos.

De acuerdo a los familiares del joven estudiante de la Universidad del Pedregal, los secuestradores accedieron a bajar el cobro por el rescate, pues primero pidieron 5 millones de pesos, pero la tía de Norberto pidió reducir la cantidad y al final acordaron entregar 500 mil pesos y joyas.

Dicha suma fue llevada por el primo de Ronquillo, quien siguió las ordenes de los secuestradores: llegó a un autolavado localizado en Calzada de las Bombas 799, cruzó la calle, se dirigió a un terreno que estaba en frente y lanzó el dinero por encima de la reja del lugar.

 Después, a las 3:30 de la madrugada se dirigió al Canal de Chalco, donde supuestamente liberarían a Norberto, pero el joven nunca llegó. Y nunca pudieron volver a comunicarse con los secuestradores.