Madrid, España.- El cantante español Alejandro Sanz perdió la demanda civil que llegó después de que decidiera terminar el contrato con RLM, S.A., quien lo representaba artísticamente hasta 2016. Ahora deberá pagar 5.4 millones de euros.

El Juzgado de Primera Instancia número 74 de Madrid le dio la razón a la empresa propiedad de Rosa Lagarrigue, con quien trabajó durante 25 años y reclamaba una indemnización de 9 millones de euros.

La resolución judicial establece que Alejandro Sanz incurrió en un “incumplimiento doloso” debido a que rompió las relaciones comerciales de manera unilateral. Sin embargo, la sentencia no es firme y puede ser sujeta de apelación.