Coatzacoalcos, Ver.-  La tarde del miércoles 20 de abril de 2016 una explosión sacudió el Complejo Petroquímico Pajaritos. Una fuga de gas en la planta “Clorados II”, de PEMEX-MEXICHEM, provocó este siniestro que cobró la vida de 32 personas y dejó heridas a 136. Las familias de las víctimas siguen esperando se haga justicia.

PEMEX prometió una investigación a fondo de estos hechos que enlutaron a decenas de hogares, pero, el caso prácticamente ha quedado cerrado tras la determinación del no ejercicio de la acción penal contra MEXICHEM y socios.

La Fiscalía de Veracruz, según la propia empresa involucrada “determinaron que se trató de un lamentable accidente que sucedió por el escape súbito e inesperado de gas, provocado por la ruptura del tercer codo de 90°, en el circuito 54P, a la salida de la columna de apagado AS-401C, mismo que sucedió igualmente de forma no previsible, sin que la causa de la falla fuere provocada por una sobrepresión, que el espesor de la tubería no fuera adecuado para la presión a la que se operó, o que existiera evidencia de un acto intencional”.

El propio gobierno federal determinó que la explosión ocurrida en la planta de Clorados III no fue consecuencia de un actuar descuidado, imperito, negligente, imprudente o doloso por parte de empresa o persona alguna. Como era de esperarse, esta conclusión cayó como un balde agua fría a los familiares de las personas que fallecieron.

La compañía Petroquímica Mexicana de Vinilos  (PMV), propiedad de MEXICHEN, cobró 323 millones  por el seguro, tras la explosión. “Este acuerdo incluyó daños a la propiedad y las coberturas de montaje y de interrupción de negocios”, reconoció la citada empresa.

“A mediados de abril (2018), alcanzamos un acuerdo por $323 millones con nuestra aseguradora relacionado al accidente que ocurrió en la planta de PMV hace dos años. El pago de un total de $55.5 millones fueron adelantados por la compañía de seguros durante los años 2016 y 2017. La diferencia de $267.5 millones cubrió la cuenta por cobrar una vez que en mayo 2018 la compañía aseguradora pagó”, precisó MEXICHEM.

Al final, ningún funcionario federal, ni ningún dueño de las empresas involucradas en el accidente fueron llevados a juicios