Poza Rica, Ver.- Con la llegada de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública a la delegación 3 de Tránsito del Estado, se evidenció que la SSP no tiene intención alguna de sancionar las irregularidades que de manera constante denuncian quienes son víctimas de extorsiones y abuso de autoridad.

Fuentes dignas de todo crédito confirmaron que incluso con la supervisión que efectuaron los elementos del órgano interno de la SSP, no hubo novedades, lo que quiere decir que tras la supuesta revisión no se hallaron irregularidades que debieran ser sancionadas, según ellos.

Pero contrario a la determinación de Asuntos Internos, la Comisión Estatal de Derechos Humanos y la misma Fiscalía General del Estado han recibido las quejas de varias víctimas quienes han formalizado sus denuncias al señalar abusos de los elementos, mismas que siempre tienen que ver con la exigencia de dinero.

De acuerdo a la fuente consultada, no hubo recomendaciones y mucho menos sanciones para el jefe de servicios y el delegado de Tránsito quienes han hecho de la oficina un verdadero desplumadero.

De manera reciente en esta ciudad se registraron varios casos, uno que involucraba a una abogada que dijo ser íntima amiga del delegado y se negó a mover una camioneta mal estacionada; también trascendió la infracción al operador de una nodriza, quien refirió que se negó a pagar una mordida y por eso lo infraccionaron.

La falta de voluntad para castigar los abusos, no sólo dejará en la impunidad miles de quejas, sino también acrecentaron la confianza con la que el delegado de Tránsito, Jesús Ortigoza, actúa para extorsionar a los automovilistas, ayudado de su principal aliado, el jefe de servicios Alejandro Callejas.