Los elementos cuidan puntos vitales como las refinerías de Salamanca, Azcapotzalco, así como 19 terminales de almacenamiento y despacho (TAB)

Ciudad de México.- La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana se unió a la estrategia del Gobierno Federal para detener el robo de combustible en la nación.

Elementos de la corporación fueron desplegados en instalaciones estratégicas de Pemex,  como las refinerías de Salamanca, en Guanajuato y Azcapotzalco, en el Estado de México.

Por lo que el Servicio de Protección Federal se unió a los más de cuatro mil elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Secretaría de Marina (Semar) y la Policía Federal, así como autoridades estatales y municipales.