Poza Rica, Ver.- El departamento de Alumbrado Público, que con la modernización de las lámparas y la concesión del servicio se dedicaría sólo a atender áreas y parques públicos, sigue siendo una rapacería.

En manos de Juan Maya Herbert, los empleados bajo sus órdenes siguen haciendo toda clase de “chambas” particulares, por las que hacen cobros excesivos, además de exigir materiales a los ciudadanos.

Algunos quejosos señalan que les han pedido lámparas, cable y materiales diversos para sustituir las que están en vía pública y que se supone, la autoridad o la compañía que fue contratada, a la que se le pagan sumas millonarias debe reponer, sin embargo, para poder “agilizar” la instalación de las luminarias, presuntamente tienen que aportar recursos económicos fuera de la legalidad.

De igual manera, es increíble que cada día la ciudad está con menos luminarias, por haber contraído adeudo con una compañía presuntamente en quiebra y que sin razón alguna le fue validado el contrato que la anterior administración municipal no quiso ratificar de última hora, al darse cuenta de que no tenían la solvencia moral y económica para hacer frente a los compromisos que se pactaban en el contrato de iluminación de la ciudad, por eso hoy en día el director del Alumbrado Publicó exige cable y otros materiales, todo esto con el aval del titular de Servicios Públicos, Ariel Lara Boussart, quien solapa todas las rapacerías de estos pésimos trabajadores del ayuntamiento en esta área de la actual administración.

Se asegura que las quejas no han hecho mella, pues se mantiene a dicho empleado, a pesar de que se ha  solicitado, por parte de algunos ediles, su remoción de esa área.

Vecinos advierten que pedirán la intervención de otras instancias, en virtud de que existe el compromiso de limpiar al ayuntamiento de este tipo de prácticas ilegales, pero no ha sido así y lo peor que no sólo es Alumbrado, sino además Comercio, entre otras áreas donde siguen los vicios del pasado, por esas razones dicen que es hora de cambiar a todos los rufianes.