Ciudad de México.- Alrededor de 80 mil empleos directos e indirectos se han perdido en los últimos años a partir de la implementación de la reforma energética, reclamó la diputada Raquel Bonilla en el Congreso federal.

Representando al distrito V de Coatzintla-Poza Rica-Tihuatlán, la legisladora reprochó el nuevo modelo al presidente Enrique Peña Nieto; al secretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell; y a los directores generales de Pemex y de CFE, Carlos Treviño Medina y Jaime Hernández Martínez.

La modernización de la industria, el crecimiento económico y más ingresos para el Estado fueron parte de las promesas incumplidas, lo que se demostró con los recortes al gasto público en 2016 y 2017, que impactaron principalmente a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Universidades, hospitales y carreteras eran construidas en regiones petroleras como Poza Rica, en Veracruz, y en entidades como Campeche, Tabasco y Guanajuato; sin embargo, con el corte al financiamiento de la exparaestatal, sólo ha habido “atraso y desempleo”.

¿Usted qué opina?: