Poza Rica, Ver.- Aún con la advertencia de las autoridades de transporte para que se pare la invasión de rutas, taxistas hacen caso omiso argumentando que es para obtener el sustento familiar.

Los trabajadores del volante no se respetan ni entre ellos mismos, pues lo mismo vienen de Cazones, Coatzintla, Tihuatlán y Papantla para brindar servicio en las diversas colonias de la ciudad.

A pesar de que esto está prohibido y se sanciona hasta con 20 días de salario mínimo, manifiestan que prefieren laborar fuera de sus lugares asignados.

En esta ciudad invaden las filas para cargar pasaje en el área del parador urbano, en la céntrica avenida Heriberto Kehoe, en Coppel del bulevar Lázaro Cárdenas, donde se les antoje, con el riesgo de generar un conflicto que llegue a mayores consecuencias con sus colegas.

No conforme con ello, desobedecen las indicaciones de que sólo deben llevar 4 personas, pero con el argumento de que deben sacar para entregar el diario a sus patrones y suministrar el sustento familiar, siguen subiendo 2 usuarios en la parte delantera y los 3 de atrás, y si alguien se queja de la arbitraria acción responden que si no les gusta, se bajen, pero eso sí, tienen que pagar sus 10 pesos antes de hacerlo, aun cuando apenas hayan abordado la unidad.