Manila, Filipinas.- Tres personas muertas y seis desaparecidas, además de decenas de casas destruidas es lo que ha dejado el tifón Mangkhut a su paso por Filipinas. Ahora se dirige hacia el sur de China.

A pesar de los vientos sostenidos han disminuido y ahora son de 170 kilómetros por hora, sus rachas pueden llegar hasta los 260 kilómetros por hora, por lo que el secretario de la Defensa, Delfín Lorenzana, afirmó que “sigue siendo una situación de vida o muerte”.

Filipinas es una isla propensa a los desastres naturales, pero Mangkhut es el fenómeno más fuerte que les ha pegado este año y su llegada obligó a la cancelación de casi 150 vuelos, además del aplazamiento de la visita que el ministro de Asuntos Exteriores chino Wang Yi tenía planeada para el domingo.

 

¿Usted qué opina?: