Washington, D. C.- Más de 2 mil 600 menores de edad, incluidos 18 bebés, fueron separados de sus padres en la frontera de Estados Unidos con México durante la aplicación de la política migratoria de “tolerancia cero”, de acuerdo con un informe del Congreso de Estados Unidos.

El Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes de Estados Unidos reveló que muchos de estos niños fueron recluidos en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza por más de las 72 horas permitidas.

Cabe señalar que luego de la detención de un menor en la frontera por intentar ingresar ilegalmente a Estados Unidos, éste es trasladado a un centro de menores controlado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos durante tres días.

Se han hecho diversas denuncias debido a las condiciones insalubres en que se encuentran los centros de detención donde viven los niños.

Durante los últimos meses, se reportó la muerte de seis menores en centros de detención, donde la última de estas fue de una migrante salvadoreña de 10 años en septiembre de 2018.