Nueva York, EE. UU.- Previo a su sentencia, el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán leyó una carta en la que dedicó unas palabras a su esposa Emma Coronel y lamentó la tortura que ha sufrido durante su estancia en la cárcel.

“Voy a agradecer, señor juez, primero quiero dar las gracias a mi esposa e hijas por el apoyo, a mi mamá y hermanos que han orado por mí”, dijo el capo mexicano en la Corte Federal de Nueva York, poco antes de que supiera que le darían cadena perpetua.

El líder del cártel de Sinaloa, que construyó un emporio del narcotráfico, habló sobre la decepción que se llevó al no tener un juicio justo tras ser extraditado y se lanzó contra el juez Brian Cogan, quien llevó su caso.

TE RECOMENDAMOS:

https://www.vanguardiaveracruz.mx/el-chapo-pasara-el-resto-de-su-vida-refundido-en-la-carcel/

“No querías cuestionar al jurado, así que lo que hiciste fue que alegaste que las acciones de los jurados no eran importantes porque había muchas pruebas en mi contra. Si ese fue el caso, ¿por qué fuimos a juicio? El jurado no fue necesario entonces”, reprochó “El Chapo”.

“Aprovecho la oportunidad para decir que no había justicia aquí. Mi caso fue manchado y usted me negó un juicio justo mientras todo el mundo estaba mirando. Estados Unidos no es mejor que cualquier otro país corrupto”, remató.

También denunció la tortura que ha padecido durante los 30 meses que ha permanecido en prisión desde su extradición a Estados Unidos.

“Me han obligado a tomar agua no apta. Me han negado acceso al aire fresco y luz del sol. La única luz del sol entra a mi celda por los ductos de ventilación. Para dormir, tengo que tapar mis oídos con papel higiénico debido al aire del conducto de aire”, precisó.

No obstante, al parecer lo que más le dolió fue el aislamiento que ha tenido de su familia: “A mi esposa no se le ha permitido hasta hoy visitarme, no se me ha permitido abrazar a mis hijas”.