Ciudad de México.- Las obras para construir el Tren Maya todavía no podrán iniciar debido a que un tribunal colegiado ratificó la suspensión provisional que se otorgó a favor de los pueblos indígenas que reclamaron que el proyecto es en su perjuicio y que ni siquiera se les consultó bien.

La resolución del Tribunal Colegiado del Trigésimo Primer Circuito reconoce el derecho de los pueblos Maya Peninsular y Ch’ol, asentados en Campeche, para inconformarse y promover recursos por lo que consideren violaciones a sus derechos fundamentales.

Si bien el gobierno federal está impedido para comenzar trabajos de construcción, sí podrá rehabilitar o dar mantenimiento a vías ya existentes, según la decisión  de los magistrados que coincidieron en que darle la razón a los pueblos indígenas no es afectar el orden público ni el interés social.

A finales de enero, los indígenas argumentaron: “La ilegal consulta y aprobación del proyecto denominado Tren Maya, cuya acción realizó en flagrante violación a nuestro derecho humano a que se garantice una consulta previa, libre, informada, de buena fe y culturalmente adecuada”.