Luisiana, EE. UU.- La tormenta tropical Barry avanza hacia a Estados Unidos, podría tocar tierra en las próximas horas en Nueva Orleans, Luisiana, y convertirse en el primer huracán del 2019. Se pronostica que alcanzaría los 119 kilómetros por hora, por lo que se esperan fuertes lluvias en todo el estado.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declaró estado de emergencia en Luisiana, lo que causó que la producción de crudo fuera suspendida y que las autoridades alertaran a la población a tomar precauciones y buscar refugio.

TE RECOMENDAMOS:

https://www.vanguardiaveracruz.mx/barry-ya-es-tormenta-tropical-y-se-perfila-para-huracan/

Se espera que el río Mississippi, que atraviesa por el centro de Nueva Orleans, incremente su nivel de agua hasta 5.9 metros para el sábado, lo que generaría graves inundaciones en la ciudad.

Asimismo, las fuertes tormentas que han afectado el noreste de Estados Unidos causaron la muerte de una mujer embarazada y de su hijo de ocho años la noche de este jueves, luego de que el auto en el que se encontraban fuera arrastrado por el arroyo Manatawny, en Pensilvania. El vehículo fue encontrado cinco horas después, pero sus cuerpos aún no han sido localizados.

Por otro lado, investigadores del Servicio Nacional de Meteorología examinarán la posibilidad de que un tornado haya impactado la tarde del jueves en el municipio de Mount Laurel, al sureste de New Jersey.