Washington, D. C.- Impedir la entrada de migrantes es una de las principales metas del gobierno estadounidense Donald Trump, cuyo Departamento de Defensa está analizando enviar unos mil reservistas de la Guardia Nacional a Texas, estado que hace frontera con México.

“El Departamento de Defensa ha recibido una solicitud de ayuda de parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), que pide autorizar el despliegue de la Guardia Nacional de Texas en apoyo a las labores para reforzar la frontera sur de Estados Unidos”, reveló el vocero del Pentágono, Chris Mitchell.

De aprobarse la solicitud, los elementos serían destinados a reforzar la seguridad en las aduanas de los aeropuertos de El Paso y Laredo, además de otras tareas de control.

Apenas en abril, Trump envió tropas a la frontera tras un malentendido con militares mexicanos, que apuntaron sus armas mientras estaban en la zona limítrofe.