Asaltos, secuestros y extorsión fueron erradicados

Papantla, Ver.- Por seguridad, la ubicación del Centro de Control no fue revelado, tampoco la ubicación de las cámaras, pero la mayoría están a la vista, sobre la vía principal de la comunidad, entradas y salidas, además de las escuelas. Con ellas se realizan actividades similares a las que realiza la dependencia estatal del C-4.

Con una conexión a internet satelital y haciendo uso de la plataforma del Registro Público Vehicular (Repuve), verifican las matrículas de los automóviles que circulan por la comunidad, en caso de detectar alguna anomalía, de inmediato advierten a los puntos de control a través de radios de última generación que utilizan para comunicarse.

Se trata de equipos digitales, que utilizan frecuencias encriptadas para que no sean intervenidas con facilidad, asimismo, invirtieron en la adquisición de dos repetidoras, que permiten una mayor cobertura de la señal de radio y que la geografía de la comunidad no sea impedimento para lanzar una advertencia con claridad.

A diferencia de la primera ocasión, ya no se encuentran tapados del rostro, se sienten más seguros, ya que ahora tienen una mejor organización, de manera que han reducido a cero el índice delictivo en la comunidad, misma que hasta hace unos meses estaba sumida en una crisis de extorsiones, secuestros y asaltos.

“No estamos esperando nada del gobierno, ya no les creemos, nos prometieron y nunca cumplieron, nos sumamos a la lucha frontal del presidente Andrés Manuel, desde aquí le decimos que no está solo, pero se necesita que todos, de manera muy activa participemos en esta tarea”, aseguró Marco Antonio Bautista Cruz, habitante de la comunidad. “Para la delincuencia no hay obstáculos, buscan la manera y cuando por un camino las cosas no funcionan, buscan por otro, ya vieron que con nosotros no pudieron, pero aún mantienen asoladas las comunidades cercanas, sigue habiendo muchos delitos, pero sólo en comunidades donde no están organizados como nosotros”, señala Gumercindo Santos.

La hostilidad de los grupos delincuenciales despertó el espíritu de lucha de los habitantes de esta comunidad, haciendo honor al nombre -Insurgentes- lograron volver palpable la frase “El pueblo unido, jamás será vencido”, su lucha se ha convertido en un ejemplo a nivel nacional y una vergüenza para las autoridades.

Vista Hermosa, Dos Ríos, Dos Caminos, El Corcho, Valsequillo, 20 de Noviembre y San José Acateno, en Puebla, siguen bajo el yugo de una célula criminal, ante la incapacidad o la falta de convicción de las autoridades. Prueba de ello es que ha habido un incremento alarmante en secuestros, asaltos e incluso robo de ganado.

Este panorama convierte a Insurgentes Socialistas en un lunar, un faro de esperanza, un ejemplo a seguir y probablemente, los primeros esbozos del movimiento que encabeza el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. Tal vez, y sólo tal vez, sea una de las tantas aristas de la Cuarta Transformación.

La mano está extendida, los líderes del movimiento de autoprotección han externado el deseo de que más comunidades puedan sumarse, haciendo crecer la organización, pero al mismo tiempo, dando la tranquilidad que tanto añoran las familias. El primer paso ya lo dieron, falta que los demás pueblos sigan el camino que ya está andado.

Por Juan Olmedo

¿Usted qué opina?: