Ciudad de México.- La diputada María Isabel Alfaro Morales, propuso exhortar a la Secretaría de Salud para que, en coordinación con las instituciones públicas que integran el Sistema Nacional y las dependencias homólogas de los gobiernos estatales, promueva una campaña permanente de concientización sobre la importancia de la donación de órganos, tejidos y células madre, en todo el país, para fines de trasplantes.

En un punto de acuerdo que analiza la Comisión de Salud, resaltó que datos del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), indicaron que a julio de 2019 había en el país 22 mil 290 pacientes receptores en espera de un órgano.

En un comunicado, la legisladora por Morena dijo que desafortunadamente, 71.5 por ciento son pacientes que requieren el trasplante de un riñón y 26.8 por ciento de una o ambas córneas.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene a 68 por ciento de receptores en espera; del ámbito privado, 11.9 por ciento, y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), 4.7 por ciento.

Alfaro Morales sugirió sensibilizar más a la sociedad con el fin de fomentar y propiciar la donación, porque “no existen suficientes órganos para atender la demanda de pacientes que están en la necesidad de un trasplante. La donación implica una decisión de carácter personal regida por los principios de altruismo y sin lucro”.

En vida, dijo, se pueden donar pulmones, sangre, médula ósea, hueso, células madre, placenta, riñón, hígado, una porción de intestino y el páncreas y en caso de fallecimiento por paro cardiaco, se pueden rescatar córneas, piel, huesos, ligamentos, tendones, válvulas del corazón y vasos sanguíneos.

Por muerte cerebral, se pueden donar ambos riñones, intestino, tendones, hígado, córneas, corazón, piel, vasos sanguíneos, ambos pulmones, ligamentos, páncreas y huesos.

En opinión de la diputada, falta mucho por hacer, a efecto de generar mayor conciencia entre la población de que la donación de órganos, tejidos y células madre es un acto de generosidad, pero, sobre todo, de esperanza por la vida. “Con un solo donador, en caso de fallecimiento, se puede ayudar a preservar la existencia de muchas otras personas”.

Puntualizó que la ley es clara en regular la donación de órganos, tejidos y células madre para fines de trasplantes, pero falta crear conciencia aún entre la sociedad.

La capacidad técnica y médica que tiene México, a través del Cenatra, como órgano responsable desde 2001, de impulsar y coordinar los procesos desde la donación hasta el trasplante hace posible que miles de personas al año puedan preservar su vida gracias a la voluntad de los donadores.