Ciudad del Vaticano.- A través de un comunicado, la nunciatura en Chile anunció que El Vaticano inició una indagatoria por las denuncias que las monjas del Instituto del Buen Samaritano hicieron en contra de presuntos abusos sexuales perpetrados por curas.

La hermana Rosario Alonso será quien esté a cargo de las investigaciones del instituto ubicado en la ciudad chilena de Talca y escuchará al grupo de monjas que declaró para un reportaje de una televisora local.

“Un sacerdote se me acercó, me tocó el pecho y me dio besos en la cara llegando hasta los labios. Me manoseó. Me dio asco”, sostuvo Yolanda Tondreaux, una de las agraviadas, que reportó el abuso a la madre superiora Patricia Ibarra, quien la trató de mentirosa y le ordenó confesarse justamente con su agresor.

“Las chicas jóvenes se fueron del convento por lo mismo, porque había curas que las manoseaban”, añadió Tondreaux.

¿Usted qué opina?: