Ciudad de México.- Una veda de 10 años se establecerá para evitar que los “chapulines fifís” brinquen a trabajar a empresas relacionadas con ellos.

De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador remarcó que quizá no es ilegal, pero sí es inmoral.