Ciudad de México.- Como venganza política del Gobierno estatal, cataloga la dirigencia del PRD nacional, la remoción del fiscal Jorge Winckler, al tiempo de asegurar que la inacción del ejecutivo del estado ha recrudecido la delincuencia.

Ángel Ávila Romero, miembro de la dirección extraordinaria del Partido de la Revolución Democrática, deploró que en lo que va de la actual administración, los resultados no han sido favorables.

Puntualizó que el proceso para separar al fiscal de su cargo, fue arbitrario, pues se trató de un ejercicio primitivo, en donde lo que se quiere aquí en Veracruz no es la justicia sino aplicar la venganza en contra de opositores políticos.

Lamentó que estas acciones lo único que pueden generar es que “miles de delincuentes puedan quedar libres por posibles amparos por haber sido detenidos por una fiscal que no tiene facultades”.

Insistió que el caso Winckler ha servido como cortina de humo para cubrir las graves condiciones que atraviesa Veracruz en materia económica, social y política, donde los únicos perjudicados son los veracruzanos.

Finalmente, precisó que esta desestabilidad, no es sólo en Veracruz, sino en otras entidades como Tabasco, Chiapas y la misma Ciudad de México, gobernadas por morenistas, donde hacen falta estrategias para contener problemáticas como la inseguridad.