Álamo, Ver.- A más de dos meses de conflicto en la localidad Zanja del Bote debido a un problema suscitado por la donación de enseres que el gobierno federal hizo al comité responsable del comedor comunitario de ese poblado, será el jueves cuando el alcalde Jorge Vera Hernández, abusando de su autoridad, entregue los utensilios a un grupo de simpatizantes de dicho lugar, incurriendo en un desacato a una disposición emitida por la Secretaría del Bienestar.

Luego del cierre del programa de comedores comunitarios, a manera de gratificación, la Secretaría del Bienestar decidió donar el mobiliario y todos los utensilios a las personas que atendían estos espacios de forma voluntaria, situación que en la localidad Zanja del Bote generó un problema de intereses, ya que el comisariado ejidal Guillermo Gerónimo Hernández, su suplente Francisco Hernández Mendoza, el presidente de Obras, Crisóforo Téllez García, su suplente Magdalena Hernández, el comandante de la Policía Auxiliar del lugar Ciro Reyes Hernández, así como la señora Laura Cabrera, suplente del agente municipal, se han empeñado en quitarles su derecho a quienes por 5 años se hicieron cargo de este espacio.

Por lo que este martes, el munícipe se presentó en Zanja del Bote y, valiéndose de su autoridad, exigió a los afectados que entreguen todos los enseres al Ayuntamiento y éste pueda entregárselos a las autoridades ejidales, quienes realmente se encuentran peleando este material para beneficio propio. Muy a pesar de que el comité cuenta con el oficio que la Secretaría del Bienestar envió, en el que hacía oficial la donación de los enseres a ellos.

Por lo que el señor Mario Hernández Cordero, presidente del comedor comunitario del ejido Zanja del Bote, indicó que, al no tener otra alternativa, deberán renunciar a la donación que les fue hecha por el gobierno, pues temen ser víctimas de represalias de parte de las autoridades ejidales y del propio alcalde; sin embargo, informarán a los representantes de la Secretaría del Bienestar el abuso del que están siendo víctimas por parte de estos funcionarios públicos.

Por Alberto Lee