Ciudad de México.- Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció diferencias con sus antecesores, rechazó involucrarse en el tema de Emiliano Salinas –hijo de Carlos Salinas de Gortari–, señalado de estar implicado en una secta de carácter sexual.

En conferencia de prensa, López Obrador aseguró que a pesar de que considera que Carlos Salinas fue “un mal gobernante y es el padre de la desigualdad moderna”, prefiere no opinar sobre la actuación de sus hijos.

TE RECOMENDAMOS:

https://www.vanguardiaveracruz.mx/evade-amlo-hablar-sobre-emiliano-salinas-y-la-secta-nxivm/

“Sería una postura política, los hijos tienen que asumir sus responsabilidades, por qué un hijo va a pagar por la mala actuación de un padre, además no nos corresponde legalmente, la familia no, es un asunto de moral pública, de moral política”, remarcó el mandatario.

Emiliano Salinas está inmiscuido en un escándalo por supuestamente pertenecer a uno de los círculos más cercanos de Keith Raniere, líder de la secta Nxivm, acusado de abusar de mujeres usando como pantalla una fundación de empoderamiento al género femenino.

Desde el pasado 30 de mayo el presidente López Obrador había recurrido a “ser dueño de su silencio” para evadir responder sobre el caso de Emiliano Salinas. “No quiero meterme con familiares de políticos o de personajes de la vida pública”, contestó en aquella ocasión.