Ciudad de México.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador dejó claro que en el caso de Morena y su elección de dirigencia, él no es “el primer morenista del país”, por lo que no intervendrá en los asuntos internos de ese partido político y pidió que nadie de su gobierno lo haga ya que ahora es un delito.

El mandatario federal se pronunció a favor de que haya democracia en los partidos, y recordó que en su momento hizo una recomendación “fuera de aquí, en una reunión, pero se consideró que no era adecuado lo que propuse y respeto los puntos de vista”.

Por ello, en su conferencia de prensa, al ser cuestionado sobre el tema de la elección para la dirigencia nacional de Morena, López Obrador indicó: “No voy a meterme y no quiero que nadie del gobierno se meta, además porque ya es un delito”.

Agencia Notimex

Redes