Ciudad de México.- Luego de ser acusada de plagio, la firma francesa Louis Vuitton  supuestamente mantiene contacto con artesanos de Tenango de Doria para colaborar en la producción de una colección de sillas.

La firma fue cuestionada por la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, pues sus diseños eran una viva muestra de lo que hacen manos hidalguenses.

La funcionaria envió una carta donde manifestaba que se llevó una sorpresa al descubrir que una de las sillas de la colección Dolls by Raw Edges reproduce elementos que se identifican como bordados artesanales de la comunidad de Tenango de Doria.

‘‘Nos sentimos obligados a consultarles, de manera respetuosa, si para la elaboración de la silla buscaron y, en su caso, contaron con la colaboración de la comunidad y la de sus artesanos”, escribió Frausto.

Cabe recordar que esta es la segunda carta que el gobierno mexicano envía a una casa de modas por supuesta apropiación cultural.