Álamo, Ver.- La inseguridad aumenta y los ladrones no descansan, pues durante las últimas semanas los amantes de lo ajeno han ingresado a varios domicilios para sustraer objetos de valor en varios puntos de esta localidad.

El primer caso se suscitó en la calle Justo Sierra, de la colonia Unidad y Trabajo, donde el señor Gabriel R. H., de 56 años de edad, solicitó el auxilio policiaco, relatando a los uniformados que ese mismo día salió muy temprano de su domicilio con rumbo a su trabajo, retornando a las 18:00 horas, percatándose de que alguien había ingresado a su casa sustrayéndole varios objetos de valor. Entre las pertenencias que le robaron, se encontraba una pantalla, dinero en efectivo, dos teléfonos celulares y botellas de vino y al indagar entre sus vecinos, aseguraron que nadie se dio cuenta del robo.

Por otro lado, fue durante la madrugada cuando una cuartería amarilla del ejido Pueblo Nuevo fue visitada por los ladrones, la cual se ubica muy cerca del centro de salud, hasta donde los elementos policiacos hicieron su arribo por solicitud del ciudadano Samuel G. R., de 23 años de edad, quien manifestó a los gendarmes que durante la madrugada escuchó ruidos en el patio de la cuartería, y al salir a verificar lo que ocurría, se dio cuenta que los ladrones se habían llevado una bomba de agua de 1HP, donde nuevamente nadie se percató del hurto.

La situación más reciente se presentó también durante las primeras horas del día, en la calle Mariano Arista, de la colonia Educación de esta localidad, donde se han presentado constantes robos al interior de las viviendas; siendo requerida la presencia policiaca por Daniel L. R., de 24 años de edad, quien dio a conocer que minutos antes un sujeto desconocido intentó ingresar a su domicilio, pero al descubrirlo encendió las luces, huyendo el ladrón con rumbo desconocido y sin poder lograr su cometido.

Alberto Lee