Poza Rica, Ver.- En aumento el basurero clandestino que se encuentra detrás de la central de abastos de esta ciudad, lo solitario del lugar da motivo para que personas tiren desechos de manera desconsiderada, aunado a la presencia de indigentes, la proliferación de enfermedades y daño a la ecología.

El basurero clandestino no es un tema nuevo, año tras año es común encontrar desechos de verduras, animales muertos, llantas, escombro y demás objetos inservibles, el cúmulo origina la presencia de fauna nociva, malos olores y focos de infección.

Esta área se encuentra en los terrenos baldíos que colindan con el margen del río Cazones, por lo deshabitado, han llegado a vivir indigentes que ven en este escenario la manera de subsistir mediante la recolección de la basura.

Locatarios de las últimas naves del mercado solicitaron la intervención de la autoridad correspondiente, ya que el terreno no cuenta con protección para evitar el ingreso, por lo que de forma irregular arrojan los desechos, la mayoría de ellos provenientes de comercios ubicados en la misma central de abasto.

De igual forma precisaron que debido a la omisión implica que el uso del basurero clandestino incremente y afecte al entorno medio ambiental de la zona.

Por Adriana Ramírez

Gráficas Fernando Barrientos