Washington, DC.- Los planos para el desarrollo de un misil supersónico de Estados Unidos fueron conseguidos por el gobierno chino, de acuerdo con el diario de The Washington Post, que reveló que los sistemas de un proveedor de la Armada fueron hackeados y detrás está Pekín.

Piratas informáticos tuvieron acceso a 164 gigabytes de información altamente confidencial, según las fuentes oficiales anónimas que citó el rotativo. El proyecto filtrado era denominado Sea Dragon (Dragón Marino) y, aunque no especificó al contratista afectado, la información fue obtenida en enero y febrero de este año.

Por motivos de seguridad, el Pentágono no quiso confirmar la información del diario, sin embargo, sí dejó claro que cualquier tipo de infiltración será investigada.

“En general, nos tomamos el asunto de una intrusión cibernética contra nuestros proveedores muy seriamente. En caso de ocurrir una intrusión como esta, las entidades apropiadas estarían estudiando el incidente específico, tomando medidas para proteger la información y mitigando cualquier posible impacto”, sostuvo el comandante Daniel Day, portavoz de la Armada.

¿Usted qué opina?:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.