Nuestras Redes

Columnistas

COLEGIATURAS Y PASAJES. Por Leonardo Zaleta.

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Por Leonardo Zaleta.

Cronista de la ciudad.

El 7 de febrero de 1974, al filo de las 14:00 horas, al influjo de las grandes agitaciones juveniles similares que conmovieron al mundo, estalló en Poza Rica un movimiento protagonizado por los alumnos del Colegio Salvador Díaz Mirón.

El móvil fue un movimiento de rechazo al incremento de las colegiaturas, de 175 a 200 pesos mensuales en el nivel secundaria, y de 200 a 225 en preparatoria. Lo que enfureció a los estudiantes fue que la medida se aplicó cuando ya se había iniciado el año lectivo.

Los iniciadores de la protesta fueron: Clara Celina Medina Sagahón, Ramón Reyes Alpízar, Juan Ramos Tinoco e Ildefonso Cristfield Grayeb, entre otros.

Como primer paso se entrevistaron con el director de la escuela Rafael Cobos Fernández y sus principales colaboradores, pero recibieron como respuesta el argumento de que por tratarse de una escuela particular se podía aumentar la colegiatura a su libre albedrio.

El desaire enardeció a otros estudiantes que habían permanecido indiferentes. Secundaron el movimiento los activistas Carlos Suárez, Abraham Pérez Soto, Columba Vidal Pulido, Porfirio Vigueras González, Heriberto Espinoza Bastián, Javier Vergara, Adelaido González,  Raúl Ibarra y otros más.

Pero justo en esos días, la empresa transportista anunció un incremento en las tarifas de pasaje, lo que aumentó la irritación entre la grey estudiantil

Este fue el detonante para adoptar como medida de presión y ser atendidos en su demanda, una táctica de moda: secuestraron cuatro autobuses y los encerraron en el patio de la escuela. Las unidades pertenecían a la Sociedad Cooperativa de Autotransportes Coatzintla, S. C. L., la única que prestaba este servicio en la ciudad.

Los choferes amedrentados obedecían las órdenes de la iracunda muchachada, y unos minutos después eran liberados por sus captores. Se iban apresurados a informar a sus patrones.

En pocos minutos esta noticia alarmante por inusual recorrió todos los puntos de la ciudad, pero donde mayor impacto causó fue en los centros educativos. El desplante de  rebeldía y audacia cundió.

Enrique Alcaraz “El Chihuahua”, dirigente de la sociedad de alumnos de la ESBO y Ciro Cruz de la preparatoria Gabino Barreda, secuestraron algunos autobuses y los depositaron junto a los otros a manera de cooperación. En total fueron catorce las unidades que cayeron en poder de la fuerza juvenil. Amenazaban con quemarlos como se hacía en otras ciudades.

Brigadas de estudiantes recorrieron las escuelas de Poza Rica solicitando apoyo al movimiento y recibieron solidaridad y compañerismo. Obviamente, esta contrariedad afectó a los pasajeros que usaban habitualmente este medio de transporte.

Las autoridades mostraron preocupación y desconcierto. La opinión pública sorpresa y alarma, ante un suceso conocido a través de los medios de comunicación pero ahora era tangible, se vivía en carne propia, en vivo.

Fue cuando se constituyó el Comité de Huelga. Se colocaron banderas rojinegras en los principales accesos. Ya los directivos y el personal habían desalojado las oficinas. Algunos estudiantes dejaron de asistir. Los disidentes vigilaron las instalaciones. Las personas que pasaban frente a la escuela contemplaban con extrañeza el edificio escolar en poder de los alumnos “por subir la colegiatura”.

Los cabecillas de la protesta, colateralmente incrementaron sus reclamos mediante la publicación de un pliego petitorio, exigiendo, además de que las colegiaturas volvieran al precio anterior (y las tarifas de pasaje también), que se mejoraran los laboratorios de física y química, el servicio de biblioteca, se arreglaran los talleres, y más apoyo para el deporte y la cultura. Para que “solde” y no despegue dice el pueblo.

Los afectados directos por el alza de las colegiaturas fueron los padres de familia, en mayor medida, los que tenían dos o tres hijos inscritos en el colegio. Al renovarse la directiva de padres de familia en meses pasados, había quedado integrada de la siguiente manera:

Ing. Carlos Basañez, presidente; Ing. Luis Debese, vicepresidente; Jorge Rosas Cobos, secretario; Enrique Arocha, prosecretario; Ing. Roberto Romero, tesorero. Los vocales fueron: Galdino Parra, Gilberto Gómez y Humberto Villegas. El comité de vigilancia: Rubén Olivier, Ángel Paz, Marina Díaz de Hernández y José Casados.

En ese tiempo estaba planteada la pugna entre el Sindicato Único de Trabajadores del Colegio Salvador Díaz Mirón y la sociedad civil.

Los altibajos de la política magisterial habían polarizado las diferencias. El sindicato pretendía desplazar al grupo de maestros con mayor antigüedad y cambiar la estructura administrativa de la escuela. Destituir a los subdirectores por negligencia, y mantener el paro mientras no se cumpla esta petición. Aceptaba que el maestro Rafael Cobos continuara como director, en tanto se resolviera el problema definitivamente. La agitación se propagaba de manera asombrosa.

Por convenir a sus propósitos, coyunturalmente los maestros respaldaron el movimiento. Ellos fueron: Enrique Cervantes Mayén, Miguel Peralta, Celestino y Oscar Bautista, Anastasio García Fuentes, Graciela Patricia Gómez, Miguel Ángel Granados López, Guillermo Pérez García, Adán Ponce Zavala y algunos más.

Pero sucedió que intempestivamente el movimiento se desbordó, los dirigentes fueron rebasados por la turba estudiantil que aprovechó las circunstancias sin autoridad y sin control, para saquear “la cooperativa” que tenía en concesión don Miguel.

Ya cuando había transcurrido una semana de haber sido suspendidas las clases, el presidente municipal Dr. Maximino Ledezma Muñoz y el síndico, Enrique Cervantes Mayén (cabeza del sindicato, confrontado con el profesor Rafael Cobos), llamaron a los estudiantes a dialogar, pero fue muy poco lo que se pudo avanzar. El munícipe comunicó a los funcionarios del gobierno en la capital del estado el estado de cosas.

De inmediato, para destrabar el conflicto con los inconformes, llegaron de Xalapa algunos funcionarios de la Secretaría de Educación, pero el caso es que la clave de la escuela la había otorgado la Secretaría de Educación Pública. El asunto no era de su incumbencia.

Los dirigentes estudiantiles fueron conminados a dialogar con el profesor Herculano Torres Montalvo, representante de su jefe inmediato maestro Arquímedes Caballero Ceballos, director de Enseñanza Media en la SEP.

El funcionario esgrimió como argumento que al inscribirse el alumno acepta el monto de la colegiatura. Durante dos días se prolongaron las pláticas. El subdirector Torres Montalvo insistía en que la administración de la escuela no le atañe a la SEP, que solo interviene en el aspecto académico. Los estudiantes sostenían empecinados que  el alza de colegiaturas debió notificarse al momento de la inscripción, no cuando ya se hubieran iniciado las clases.

Participaban en esas reuniones con las autoridades de la SEP, los integrantes del Comité de Huelga, los padres de familia y los estudiantes del turno nocturno. La prensa reseñaba la noticia escandalosamente.

En el curso de estos acontecimientos, trascendió que algunos líderes del movimiento fueron agredidos por personas desconocidas. Por otra parte, los padres de familia proporcionaban alimentos a los huelguistas y vigilaban su integridad física dentro del colegio.

Mientras tanto, el Sr. Austreberto Alarcón, representante de la empresa de autotransporte, reclamaba la devolución de los autobuses; aducía con vehemencia, que se estaba obstruyendo un servicio público con las consiguientes molestias para los usuarios y las unidades se deterioraban.

El 28 de febrero de 1974 a las 19:00 horas, en el palacio municipal se reunieron, el Lic. Humberto Troncoso Olivares, representante del gobierno del estado, el Dr. Ledezma, Austreberto Alarcón, Tomás Jimate Solís, secretario de la delegación 32 de choferes, y los dirigentes estudiantiles, Ramón Reyes Alpízar, Ildefonso Cristfield, Martha Chegue, Ana Batilde Martínez Mendoza, Abel Soto, Ricardo Aguilar Zubiaga, Eduardo Morato Reyes y Roberto Martínez López, para levantar el acta de los acuerdos con que se finiquitaba este engorroso problema:

Mantener los precios del pasaje establecidos en las tarifas anteriores: 45, 55 y 25 centavos, este último a los estudiantes con credencial. Integrar una comisión mixta para estudiar el incremento al pasaje de acuerdo a un estudio que se concluirá el 11 de marzo; entregar las unidades y dejar sin efecto cualquier derivación de responsabilidad penal sobre los daños que hayan sufrido las unidades.

En el otro frente de lucha, se llegó al acuerdo de restablecer el precio anterior de la colegiatura. La dirección se comprometió a no ejercer represalias contra maestros o estudiantes.

Al señor Miguel se le devolvió la tienda concesionada por la dirección de la escuela, que no “cooperativa” (pues su constitución y  funcionamiento no se apegan a los lineamientos de la Ley de Sociedades Cooperativas), y se le impuso la condición de bajar el precio a los productos que de manera monopólica ahí expende a precios alterados

Los estudiantes entendieron claramente que la parte más delicada del manejo del movimiento era evitar que se contaminara con la lucha de los maestros por el control de la escuela y la directiva a cargo del profesor Rafael Cobos. Esta pugna prosiguió.

El 10 de septiembre de 1974 en las oficinas de la SEP en la ciudad de México se firmó un convenio en el que participaron, el profesor Arquímedes Caballero, director general de Enseñanza Media, los jefes de departamento de escuelas preparatorias y escuelas particulares, Salvador Lima Gutiérrez y Rubén Magaña Ávila, los directivos de la Institución de Maestros de Segunda Enseñanza, A. C., Juan Olmedo, Homero Quiroz y Anastasio García Fuentes, y el Sindicato Único de Trabajadores del Colegio Salvador Díaz Mirón representado por Enrique Cervantes Mayén, Juan López Joachín y Miguel Peralta Vidal.

En este importante documento acordaron la fusión de los dos organismos para integrar el “Colegio Salvador Díaz Mirón, Sociedad Civil”. (Del libro La Final Victoria).*


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Advertisement
Comentar

¿Usted qué opina?:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Columnistas

TALENTO Y RECURSOS PÚBLICOS

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Por Leonardo Zaleta.

Cronista de la ciudad.

Después de haber estudiado en la ESIME del Instituto Politécnico Nacional de la Ciudad de México, el Ing. Oscar Quiroz García, originario del puerto de Veracruz, llegó a Poza Rica a mediados de los años 50’s como empleado del Departamento de Telecomunicaciones de Petróleos Mexicanos y, al poco tiempo, ingresó como catedrático a la secundaria Salvador Díaz Mirón.

De innegable porte jarocho, talentoso y sencillo, en 1958, para dar una muestra de capacidad y profesionalismo, instaló una estación de radio con 1400 kilociclos, en el amplio salón donde se resguardaba el piano de cola. Fue apoyado por la dirección y los alumnos aventajados del taller de radiotécnica que impartía.

Esta fascinante aventura experimental omitió los requisitos que para estos casos impone la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Fue un desplante tecnológico de su creador y la complicidad  de las autoridades educativas que fingieron disimulo por no haber llenado los documentos oficiales. Tenían un ángel protector en Petróleos Mexicanos.

La XESDM fue inaugurada por el ingeniero Jaime José Merino (nombre asentado en el acta de nacimiento). Su programación consistió en la lectura de textos literarios, entrevistas, música de los grandes maestros. Hicieron gala de sus dotes artísticas alumnos aventajados en el canto, la declamación y la oratoria. No lo recuerdo bien pero parece que tuvo un noticiero medio jocoso.

Fue un acontecimiento sin parangón que dejó asombrados a directivos, maestros, alumnos y vecinos de las colonias del contorno: Obras Sociales, Obrera, Merino, Laredo, Flores Magón, Huéleque, Chapultepec, Tajín y algunas oficinas y talleres de Pemex, que divertidos por la hazaña sintonizaban en los aparatos de bulbos en su hogar o  comercio, la estación de radio de la secundaria que clandestina y brillantemente pregonaba sus avances tecnológicos.

En esa época, la señal de las radiodifusoras de Poza Rica eran la XEPR y la XEJD “La Tropicana”, pero también se sintonizaba la XEFW de Tampico, las emisoras capitalinas: XEW, XEQ y XEX, y algunos afortunados por las noches captaban las ondas sonoras de la CMQ desde La Habana, Cuba. Fue hasta 1962, cuando se instaló la antena retransmisora en Paso de Cortes, que llegó a este caluroso valle la señal de la televisión con su programación en blanco y negro.

Desafortunadamente el experimento tecnológico fue efímero, a pesar de ello constituyó una hazaña técnica comentada por toda la población. La secundaria Díaz Mirón marchaba a la vanguardia. Sin discusión.

En  ese largo tramo, el maestro Pérez López era la figura central, hacía valer su condición privilegiada de fundador ejerciendo la dirección y las áreas: administrativa y técnica. Aunque, como suele suceder, no faltaban inconformes y detractores.

Ya en otra parte de este trabajo hemos señalado la invaluable cooperación de Pemex, la Sección 30, los comerciantes y el pueblo, para erigir los edificios de la institución de enseñanza media más antigua de Poza Rica.

oOo

No se puede eludir un hecho que es fama pública: El Ing. Jaime J. Merino apoyó la fundación y construcción del Colegio Motolinia  para propagación de la moral cristina entre las hijas de los empleados de confianza de la empresa petrolera. Fue dotado de un autobús para recoger a las alumnas en su domicilio. (Fray Toribio de Benavente llegó en 1524 entre 12 franciscanos, y prodigó a los indígenas un trato humanitario. Estos le llamaban Motolinia que en náhuatl quiere decir “pobre”).

Las obras incluyeron el asfaltado de la calle Motolinia hasta el bulevar Adolfo Ruiz Cortines. La construcción de una capilla tubular anexa, a media cuadra sobre la calle 6 de la colonia Cazones, y el bardeado del amplio predio. Fue inaugurado el 28 de febrero de 1951, y la directora fue la religiosa Soledad Jaime.

Sin embargo, después de 1958 (en que fue removido Merino), el colegio ha desplegado un dinamismo constructivo que le permitió la funcionalidad de sus instalaciones y la expansión de la matrícula a través de la moralidad y rectitud en el área administrativa, que es garantía de decoro y una trayectoria discreta y ejemplar a lo largo de todos estos años.

El activo superintendente, en 1955 ordenó construir La Cueva del Club de Leones en la calle Avalo (hoy 2 de enero), en la colonia Cazones, que había presidido en 1953. El amplio y elegante salón tuvo un foro donde el pintor Teodoro Cano, empleado de la empresa, plasmó un hermoso mural en 1956, que afortunadamente todavía se conserva.

Merino proporcionó, también, el avión para trasladar al Abad de Padres Benedictinos Americanos, Baldwin Dwarschak, al que convenció para que fundara un colegio de esa orden en esta ciudad. El 6 de febrero de 1956 inició cursos de educación primaria el Colegio Tepeyac bajo la conducción del reverendo Bertholdo Ricker. La inversión de estas instalaciones inmejorables se acreditó a Pemex.

Ya sin el patrocinio de Pemex se fundó la secundaria en febrero de 1963, y la escuela primaria gratuita en turno vespertino como un servicio a la comunidad. En 1971 inició cursos la preparatoria.

Al impulso inicial que recibió de Pemex le siguió una etapa de creatividad y dedicación, elementos fundamentales para consolidar una institución donde campea la convivencia ordenada por lo que goza de un decoro impecable.

La cobertura actual incluye jardín de niños. La congregación de las Hermanas Mercedarias, a partir de 1968, tiene a su cargo la administración de este que es uno de sus más grandes colegios en la república; las religiosas se desempeñan de manera escrupulosa, particularmente en los aspectos académico y administrativo.

Sus instalaciones son funcionales y bien cuidadas. La educación que se imparte es excelente, los catedráticos cubren los estándares de profesionalismo. La sociedad de padres es colaboradora y participativa. Maestros y empleados están afiliados al IMSS.

La sociedad de padres de familia propuso el 12 de octubre de 1995 la instauración de la Universidad Tepeyac. Pero una encuesta permitió conocer que la mayoría de los alumnos había decidido continuar sus estudios en la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, o incluso, en el extranjero. Con esos indicativos la Universidad Tepeyac se fundó en la hermosa ciudad amurallada de  Campeche.

De las tres instituciones educativas de carácter particular que tuvieron como origen los recursos de la empresa descentralizada, solo dos han manejado sus ingresos escrupulosamente y sus actividades encuadran dentro de los cánones de la normalidad. Sobra decirlo, no las han afectado huelgas estudiantiles, pugnas magisteriales, rebeldías de padres de familia o quebrantos financieros.

El formato legal, administrativo y laboral que encuadra su actividad como empresa privada, no permite que se altere el orden o reciban censura pública.

La mano dadivosa de Pemex alcanzó a construir, también, la parroquia del Sagrado Corazón en 1956, obra a cargo del Arq. Jorge Raineke, en mérito a la amistad que el matrimonio Merino-Westcamp mantenía con el sacerdote Luis Guillermo Vogues. Los trabajadores petroleros cooperaron con un día de salario para esta obra.

Este patrocinio de obras y servicios de fuerte impacto social proyectaba subliminalmente las aspiraciones de don Antonio J. Bermúdez por la presidencia de la república (1958-64). En tal supuesto, Merino sería el próximo director de Pemex. Pero el plan se derrumbó con la designación de Adolfo López Mateos como candidato del partido oficial. Merino fue comisionado como jefe de compras de Pemex en Los Ángeles, California, y Bermúdez recibió la embajada de Irán. Exilio.

Como quiera que haya sido son merecedores de amplia gratitud ya que durante su gestión apoyaron con largueza la construcción de  Poza Rica como ciudad  moderna y algunas obras importantes en la región.

Hay un enorme abismo con la actitud de los actuales gobernantes que desvían los recursos públicos a sus cuentas bancarias millonarias o construcciones particulares ostentosas, sin beneficio a la comunidad.

La remoción de Merino inquietó a los directivos de la secundaria Díaz Mirón. Se iba su benefactor. La propiedad incierta del terreno era una espantable realidad, su capital inmobiliario era confuso.

Por cierto, los enconados adversarios de Merino enviaron 10 auditores encabezados por el señor. López Naranjo. Pretendían implicar a Merino en algún delito, querían documentos, planos, oficios o recibos de obras que pudieran servir para lincharlo y encarcelarlo.

Comenzaron por contaduría y la refinería. A unos jefes y empleados los remitieron al Reclusorio de Tuxpan. Llegó el turno a “Ingenieros Petroleros” donde el oficial mayor Ofelio García Austria había ascendido por el fallecimiento del señor Sarabia, y preguntaron sobre los expedientes de los colegios Motolinia y Tepeyac. Ofelio les contestó que ignoraba su paradero pues aunque señor Sarabia le tenía mucha confianza nunca se los enseñó.

Resulta que Teresita, la secretaria, le informó oportunamente el paradero de los expedientes y Ofelio, los había sustraído al advertir las aviesas intenciones contra Merino, que simplemente había actuado obedeciendo órdenes del director.

Cuarenta y cuatro años después, cuando mi entrañable amigo me obsequió un ejemplar mecanografiado de su autobiografía “Historia de una vida” (Otoño de 2002, 119, pp), me comentó con una amplia sonrisa: “Pero…nunca los encontraron”.

Ofelio, conociendo la miseria humana para regodearse en la venganza, decidió proteger a un benefactor de Poza Rica. Este caballero íntegro, respetable y ejemplar, en el año 2006, con el ropaje blanco que siempre usó, subió a ocupar su columna en el Eterno Oriente. ¿Quemaste  los expedientes, o te los llevaste?


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Columnistas

Política Urbanista. Infraestructura ecológica 

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Arq. Braulio Javier García Nieva

Las áreas verdes y la vegetación dentro de la ciudad, toman mayor reconocimiento de su gran valor e importancia día a día, tal parece que por fin esta llamada corriente defensora del medio ambiente nos ha hecho abrir los ojos de cuánto es en verdad importante la existencia de árboles y áreas verdes amplias en la estructura y conformación de una ciudad.

Existen diversos estudios de análisis del efecto isla de calor, que comprueban el beneficio  que proporciona la presencia de árboles. Los estudios del efecto isla de calor contemplan a la zona urbana, también llamada mancha urbana, como si fuera una isla y cómo la temperatura se eleva a comparación de cuando se está fuera de ella, es decir, cómo la presencia de las construcciones y la urbanización genera temperaturas más elevadas que cuando no existen en el medio ambiente. Estas elevaciones de temperatura se registran y analizan comparativamente cuando hay presencia de árboles y cuando no, demostrado así, cómo la simple presencia logra bajar hasta 2 grados la temperatura.

Este aspecto simple y sencillo es uno de los tantos beneficios que brinda. Otro aspecto un tanto más complejo, es que recientes estudios han comprobado que cuando existen áreas urbanas verdes continuas o contiguas, los llamados cinturones verdes, estos generan en el subsuelo un mismo efecto de canales hídricos de retroalimentación del subsuelo, aspecto por demás benéfico; también podríamos nombrar los beneficios a la fauna y a la flora y en sí muchos otros por el simple acto de generar, mantener, cuidar y respetar las áreas verdes en la ciudad.

Actualmente existe en la normatividad el cuidado a los índices de superficie permeable y superficies no construidas por cada lote o terreno, esto refiriéndose a la propiedad privada, lo que ayuda a controlar cuanta área hay sin construir, llámese jardín o similar, debe tener cada terreno para salvaguardar la captación pluvial y tener retroalimentación de mantos acuíferos por la lluvia.

Así podemos decir que la parte de la propiedad privada ya cuenta con contemplaciones en las leyes, pero entonces, si ampliamos la perspectiva y en lugar de hablar de terrenos o lotes hablamos de colonias o ciudades, y si en vez de hablar de propiedad privada, hablamos de espacio público, es entonces cuando llegamos a un lugar que aún no está contemplado en nuestra legislación de manera concreta y definitoria para que se obligue a las administraciones municipales, a los gobiernos locales, a mantener e incluso a generar los espacios y las áreas suficientes en cada colonia o barrio para crear una infraestructura verde que genere riqueza que las próximas generaciones nos agradecerán. Recordando la máxima de la sustentabilidad que dice: “sin poner en riesgo las generaciones futuras”, así deben de ser todas las medidas y contemplaciones en la toma de decisiones para empezar el rumbo de la sustentabilidad.

Todo lo anterior expuesto se refiere específicamente al medio urbano y esto es porque es donde más rápido se están generando afectaciones al medio ambiente, así como también, donde vive el 70 % de la población, sin embargo, en el medio rural también se tienen que tomar cartas en el asunto, pues su crecimiento aunque más lento, también genera afectaciones al medio ambiente, desde la obtención del agua entubada, hasta sus descargas de drenaje y su falta de ordenamiento territorial, dividiendo lo que es ejido y lo que ya no es suelo productivo, así como al igual en la planeación urbana de las pequeñas poblaciones, localidades o comunidades. Estos territorios afortunadamente aún contienen una vasta infraestructura verde tanto al interior como en los perímetros de sus extensas y poco densas poblaciones, pero hay que trabajar en la concientización del cuidado de los árboles y la naturaleza, puesto que en aras de la modernidad o industrialización se cae en actos de destrucción de flora y fauna. Tenemos que cambiar nuestra perspectiva de la naturaleza por el bien de quienes la van a heredar.


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Columnistas

De los Ángeles a los Demonios. Asociación Mexicana de Juzgadoras A.C.

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

El pasado miércoles siete de abril, la Asociación Mexicana de Juzgadoras A.C., de la cual orgullosamente formo parte, llevó a cabo el cambio de consejo directivo, que presidirá durante el periodo 2021-2022 la Dra. Marisol Castañeda Pérez, quien se ha desempeñado en múltiples cargos dentro del Poder Judicial de la Federación y actualmente es magistrada del Tribunal Colegiado en Materia Administrativa y de Trabajo del Vigésimo Segundo Circuito con residencia en Querétaro.

La toma de protesta estuvo a cargo del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal, Dr. Arturo Zaldívar, quien además de augurar éxito al nuevo comité, reconoció a nuestra asociación como una organización pionera en la lucha por la equidad de género, enfatizando que, la perspectiva de la mujer en el acto de juzgar es distinta a la de los hombres, por ello conforme se avance en la integración de órganos colegiados paritarios se logrará percibir una justicia distinta con un sentido humano diferente.

Para quienes formamos parte de esta asociación, la participación del ministro Zaldívar resultó muy gratificante, pues durante su periodo al frente del máximo tribunal del país se ha caracterizado por impulsar la construcción de un pacto diferente a través de acciones afirmativas encaminadas a combatir prácticas que atentan contra la dignidad y la seguridad de las mujeres.

Es importante mencionar que, la Asociación Mexicana de Juzgadoras A.C., se constituyó con el objetivo de promover la participación activa de las mujeres en la toma de decisiones y generar proyectos que permitan la capacitación en materia de igualdad de género y defensa de los derechos humanos dentro y fuera de la organización judicial.

Tal como lo señaló la ministra Yasmín Esquivel Mossa, quien también es integrante de esta organización, el 8 de marzo de 2012 un grupo de 15 mujeres se unieron con un propósito común, hoy a nueve años de aquella fecha, se ha logrado consolidar un proyecto que actualmente agrupa a 320 juzgadoras, a quienes nos hermana no solo la vocación, sino la convicción de servir.

En la ceremonia virtual también participó la ministra Ana Margarita Ríos Farjat, quien recalcó la importancia de continuar avanzando en la agenda de género, haciendo énfasis en que, derivado de la pandemia muchas visiones normativas tendrán que pasar por un proceso de transformación, opinión a la cual se sumó la ministra Norma Piña Hernández, quien coincidió en que esta contingencia sanitaria ha afectado en mayor medida a las mujeres, por lo cual deberán implementarse estrategias para reducir las brechas de género existentes.

Quienes formamos parte de la Asociación Mexicana de Juzgadoras, asumimos la responsabilidad de continuar trabajando en beneficio no solo de nuestro gremio, también en pro de las y los justiciables y de la sociedad en general a través de espacios plurales de capacitación que brinden seguimiento a las causas justas.

El compromiso es encaminarnos hacía la construcción de una sociedad paritaria, contribuyendo al empoderamiento de nuestro género e impulsando la participación de todas en la toma de decisiones a través del apoyo mutuo, el respeto, la sororidad y la empatía.

Desde este espacio, reitero mi felicitación y reconocimiento a quienes fueron galardonadas con la medalla “Mujeres por la Igualdad”, así como a las integrantes del consejo directivo 2021-2022, con quienes continuaremos trabajando en el impulso de acciones afirmativas para alcanzar la igualdad sustantiva.


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Diario Digital

Cineboc - Mujer Maravilla 1984

Tendencia