Nuestras Redes

Poza Rica de Hidalgo

CÓMO LLEGÓ MERINO A POZA RICA

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Por Leonardo Zaleta.

Cronista de la ciudad.

No es posible hablar de Poza Rica, sin mencionar la actuación de un hombre satanizado o glorificado, pero que en tan soló 17 años sentó los cimientos de una gran ciudad.

Jaime José Merino de la Peña, nació en Atengo, Jalisco, el 26 de septiembre de 1909. En el seno de un humilde hogar formado por Jesús Merino Cueva y Manuela de la Peña Rodríguez, le fue inculcada la fe cristiana como es tradicional en la región de Los Altos.

Fue el menor de siete hijos. Su infancia transcurrió bajo el manto de la sangrienta lucha revolucionaria. Las penas se agigantaron en 1920 cuando don Jesús murió sumiendo en el desamparo a sus seres queridos.

La viuda con su prole buscó el sueño americano como ya lo había hecho uno de sus hijos. Llegaron a Phoenix, Arizona, donde los hermanos mayores trabajaron en la pisca de algodón. Jaime asistió a clases en un suburbio donde aprendió las primeras nociones de inglés. Antonia y Amparo se quedaron en Guadalajara estudiando en la Normal. Al poco tiempo Antonia se casó. Amparo se fue a radicar a Los Ángeles, y ese rumbo siguió la familia. Se instalaron en Watts un ghetto negro donde abundaban los mexicanos. En la escuela Jaime era aplicado, pero también destacaba en beisbol, futbol, atletismo y canto.

Al ingresar a la preparatoria (Jordan High School), su pasión eran las matemáticas; por su buena voz formó parte del coro, y adicionalmente consiguió algunos empleos para contribuir al fortalecimiento de la endeble economía hogareña. Al egresar, su hermano Alfonso el mecánico, lo ayudó a reparar un armatoste que adquirió por unos cuantos dólares para trasladarse a la Universidad de California (UCLA), que recién fundada todavía no tenía completo el curso de ingeniería, por lo que tuvo que proseguir sus estudios en Berkeley, cerca de San Francisco.

Aquí fue donde en 1930 conoció a Blanch Westcamp, una hermosa estudiante de Lenguas y Literatura (español y portugués) que residía en la Casa Hispana, donde se celebraban intercambios con estudiantes latinos. Realizaba algunos viajes a México, tomaba fotografías, y después sustentaba algunas conferencias apoyándose en el material archivado en su cámara. Se hicieron amigos.

El decano de la escuela de ingeniería fue asesor en la construcción del Golden Gate, el Bay Bridge y el de Carquínes; y le dio oportunidad a Jaime y a otros de los más aventajados alumnos en matemáticas, de revisar las pruebas de materiales de las imponentes estructuras de acero. Además, Jaime se aplicó en agrimensura en la montaña de Tamalpais. Trabajó en Death Valley al lado de su hermano Jesús en la compañía minera “Pacific Coast Borax” durante las vacaciones de verano, incluso, después de su graduación como ingeniero civil en 1935. En octubre de este año falleció Manuelita, la madre abnegada.

Con la pena al hombro, Jaime y su hermana Elena regresaron a su patria. Ella se casó en Guadalajara y Jaime consiguió trabajo en el departamento de Caminos de Jalisco. Le encomendaron la construcción del puente sobre el río Almería cerca de Autlán. Así transcurrieron cerca de tres años.

Y en este periodo difuso, hay quienes afirman que Jaime sostuvo una relación sentimental con una hermana de la maestra Eva Sámano (que después contraería matrimonio con el Lic. Adolfo López Mateos), pero sin descendencia la pareja se desbarató en menos de dos años. De ser así, este incidente pudo haber sido el motivo de una animadversión que traería funestas consecuencias políticas años más tarde.

Fue en un viaje durante las vacaciones de verano, cuando Blanch y Jaime se encontraron en Guadalajara. Recordaron sus andanzas universitarias. Jaime la presentó con su hermana Elena y pronto se hicieron amigas. Ambas fueron a visitar a Jaime al lugar donde trabajaba como constructor. El idilio comenzó.

En 1938, a raíz de la expropiación petrolera, don Vicente Cortés Herrera (exdirector del departamento de Caminos de la SCOP), recibió el nombramiento de director general de Pemex. Este nombró al ingeniero Jesús de la Garza, gerente de Producción de la empresa descentralizada.

De la Garza, un poco mayor que Merino era también egresado de Berkeley, pero nada indica que se hubieran conocido en sus años mozos. Pero sí se conocieron en el medio caminero, aunque no puede afirmarse que llevaran una estrecha amistad. Con estos antecedentes y después de sostener una entrevista a finales de 1938, De la Garza invitó a Merino para que colaborara en Pemex donde hacían falta técnicos calificados.

Mientras tanto, en el norte veracruzano, en el campo petrolero de Poza Rica, Eduardo Pérez Castañeda se hizo cargo de la secretaría general de la Sección 30 para el ejercicio correspondiente a 1938; cuando se produjo la expropiación petrolera el 18 de marzo, le correspondió asumir la presidencia del Consejo Local de Administración de la nueva empresa. Nombró jefe de personal a Cosme Pantín Rivera debido a su gran ascendiente en el ámbito sindical, pues en el periodo anterior (1937) había sido secretario general de la Sección 30 del STPRM, cuando se logró la autonomía de Ciudad Madero, Tamps.

Pero a fines de año, Pérez Castañeda dejó el Consejo de Administración al ser  removido a Tampico y después a la Ciudad de México, pues se le creyó autor intelectual de un enfrentamiento entre los trabajadores y la empresa.

Para sustituir a Pérez Castañeda se le propuso el cargo al señor Antonio L. Flores, superintendente de Pemex en la barra de Tuxpan, pero lo rechazó. Entonces le ofrecieron el cargo al aguerrido dirigente Rafael Suárez Ruiz (afín a la ideología socialista imperante), pero declinó la distinción; sin embargo, con la reciedumbre de su solvencia moral y capacidad de liderazgo, se comprometió a platicar con el señor Rubén Zamora, superintendente de Pemex en Tampico; fue allá y lo convenció. Zamora tomó posesión del cargo el 15 de diciembre de 1938.

La llegada de Merino a esta región se advierte allá por 1939 en la Estación de Bombas de la Barra de Tuxpan, de gran actividad para la carga de buque-tanques durante el apogeo de las compañías extranjeras. La nueva empresa descentralizada necesitaba incrementar el volumen de exportaciones a los nuevos mercados, renglones que habían decrecido con motivo de los desajustes provocados por la expropiación, y el boicot internacional que como revancha ejercieron las compañías extranjeras.

Al poco tiempo Merino fue movilizado al Kilómetro 31, municipio de Cazones, donde le tocó reemplazar la antigua estación de bombas para sistema de aceite que había construido El Águila, por una más moderna. Y en 1940, el último del sexenio del general Cárdenas llegó a Poza Rica, población de clima insalubre, abundantes lluvias, lodo y mosquitos. Había pocos técnicos, mucho trabajo y no más de 7,000 habitantes. Fue adscrito al departamento de Ingenieros Civiles donde todos, por necesidad, se desempeñaban como topógrafos.

Era de clara inteligencia, de trato sencillo, de imponente figura: alto, ligeramente encorvado, con una avanzada calvicie que ocultaba bajo un salacot, aditamento que lo distinguía. Hacía valer su aura de egresado de una universidad norteamericana y del dominio del inglés.

Formaron parte de su grupo de cadeneros: Arturo Barragán Ponce, Luis Milo Arellano, Onésimo Ruíz, Federico García y Antonio Castillo “Tonchi”, entre otros. Al correr de los años recibirían su ayuda generosamente. Obreros de su cuadrilla fueron Juan Mar y Heriberto Santes.

Cuando el presidente de la república, general Manuel Ávila Camacho, designó director de Petróleos Mexicanos a don Efraín Buenrostro, este promovió a Jaime José.

En alguna charla, el joven técnico le había causado una grata impresión. Además de inteligente y desenvuelto, no rehusaba el trabajo. Así que decidió aprovechar su experiencia. Substituyó al Ing. Watsuno como jefe de ingenieros.

El 5 de abril de 1941, Merino se inició como superintendente de Pemex, en el distrito de Poza Rica, Ver. (Libro Personajes de Poza Rica II).


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Comentar

¿Usted qué opina?:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Poza Rica de Hidalgo

¡Casi se ahogan 4 hombres en el río, en Poza Rica!

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Poza Rica, Ver.- Cuatro hombres y un perrito estuvieron a punto de ahogarse y afortunadamente fueron sacados por rescatistas de la Cruz Roja Mexicana, la tarde de este miércoles en la colonia Las Granjas parte baja.

Todo inició cuando un señor en compañía del animalito salió a muy temprana hora de su domicilio para ir a la milpa a trabajar, como lo hace todos los días, sin embargo a su regreso ya el río estaba crecido y no podía pasar por lo que pidió ayuda a sus familiares.

En cuestión de minutos 3 jóvenes valientes trataron de salvar a su vecino para que no lo fuera a arrastrar la corriente, por lo que se aventaron sin pensar que el río llevaba mucha fuerza.

Al ver que eran jalados de inmediato solicitaron apoyo al 911 y los técnicos en urgencias médicas llegaron con el equipo necesario, colocaron cuerdas para asegurarse bien y comenzaron las labores de rescate, mientras que familiares y vecinos ayudaban, otros oraban.

Finalmente pudieron llevarlos a tierra firme y posteriormente llegaron elementos de Protección Civil. Afortunadamente todo quedó en un susto, explicando que algo similar sucedió hace más de 3 años, cuando otras personas quedaron atrapadas por la crecida del río, y también fueron los rescatistas de la benemérita institución quienes los ayudaron.


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Poza Rica de Hidalgo

Solapan riesgo de explosión

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Poza Rica, Ver.- Explosiones derivadas de la inacción de las autoridades correspondientes para hacer que se cumpla el reglamento de Sanidad Municipal, podrían presentarse en cualquier momento en la ciudad.

Aunque desde casi 12 años se establece en el mismo que está prohibido el uso de tanques de gas en la vía pública, son prácticamente nulas las acciones que se emprenden y rinden resultado para evitar que se sigan utilizando.

Ya sea en la zona centro o en colonias periféricas, la presencia de taquerías, carnicerías, antojerías, carritos de hot dogs y otros alimentos que se valen de estos para su preparación en la vía pública, forma parte de la cotidianidad, aun cuando en dicho documento se precisa que no está permitido por ningún motivo.

“Queda estrictamente prohibido el uso de pailas, parrillas, tanques de gas, asaderos, rosticeros, mesas y cualquier otro elemento que sirva para la elaboración de alimentos utilizando la vía pública”, se estipula en el reglamento existente desde julio del año 2009.

No acatar esta disposición asentada en el artículo 13, continúa, amerita una multa que va de 10 a 500 salarios mínimos, según el giro y el tamaño del establecimiento. Empero, a quienes venden esquites, hamburguesas, gorditas de nata, papas fritas, plátanos fritos y churros en las banquetas, por mencionar algunos, lo hacen sin mayor reparo y sin ser molestados.

Por Andrea Galicia

Gráfica Ademir Lozano Neri


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Poza Rica de Hidalgo

Poza Rica será un detonante económico con El Lobo

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Poza Rica, Ver.- El candidato de Redes Sociales Progresistas (RSP) a la alcaldía de Poza Rica, César Ulises Rivera Garza, mejor conocido como El Lobo, promete convertir a la ciudad petrolera en un detonante económico por medio de inversión e impulso al turismo.

César Ulises busca gobernar Poza Rica porque es la ciudad en la que nació, donde vive, tiene su empresa y a su familia.

El candidato recorrió la colonia Santa Emilia, donde se percató de las carencias que padecen los habitantes de la calle Linda Vista y les garantizó que remediará los daños que han dejado líderes que no han visto por el bien de los pozarricenses.

“Fuimos la capital del petróleo y no deberíamos padecer las necesidades que tenemos como la falta de agua, calles sin pavimentar, drenajes colapsados, colonias en latente riesgo de inundación y muchas carencias más que abundan, las cuales bien pudieron prevenirse si nuestros representantes hubieran sabido guiar a este gran municipio como lo es Poza Rica”, refirió.

Por su parte, los vecinos mencionaron que siempre son olvidados por mandatarios que no cumplen sus promesas de campaña, como en el caso de la calle Linda Vista, donde sufren por falta de pavimentación.

Los adultos mayores argumentaron que siempre han soñado con ver su calle bonita y pavimentada, pues las lluvias ocasionan que se encharque el agua y se les dificulte caminar por el sitio.

De la misma manera, habitantes de la colonia Petrolera ofrecieron el apoyo total al candidato, donde los petroleros jubilados reconocieron su actitud solidaria y deseo por ver prosperar a Poza Rica.

TE RECOMENDAMOS LEER:

Seguiremos festejos con el Lobo: afición del Cruz Azul


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Tendencia