Puebla, Pue.-  Roberto Moya y Eukid Castañón se encuentran en la mira de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), por lo que se prevé que sus cuentas sean congeladas, de acuerdo a Enrique Núñez.

A Moya se le ha vinculado con el “engranaje legal para hacer de los fideicomisos, APP y PPS, jugosos negocios”. A Castañón lo acusan de ser el operador electoral del morenovallismo.

Luego de la visita del titular de la UIF, Santiago Nieto Castillo, mucho se especuló sobre a qué funcionarios acusados de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, les congelarían sus cuentas.

En estas semanas Roberto Moya, quien cuenta con fuero constitucional por fungir como suplente del fallecido senador Rafael Moreno Valle Rosas y Eukid Castañón serán investigados por las autoridades.

También se dice que cuando se desempeñó como secretario de Finanzas “abrió y cerró la llave para que corrieran los miles de millones de pesos, que Puebla ejerció durante el morenovallismo”.

Por otro lado, Eukid Castañón también está bajo la lupa de la UIF, por presuntamente estar “inmiscuido en temas de espionaje a políticos, periodistas y opositores, que por orquestar el llamado fraude electoral en 2018”.

Enrique Núñez refirió que José Juan Espinosa, expresidente municipal de San Pedro Cholula, sería el tercer funcionario al que le congelen sus cuentas por los mismos delitos mencionados.