Ciudad de México.- En un histórico fallo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha dado un paso importante en la perspectiva de género y otorgó un amparo a Margarita, una derechohabiente del ISSSTE a quien le negaron el aborto aun cuando su salud se veía comprometida con el embarazo.

Y es que para el Centro Médico Nacional “20 de Noviembre” no es suficiente causal que el embarazo de Margarita le pueda ocasionar complicaciones diabéticas e hipertensivas que podrían, en algún momento, poner su vida en riesgo.

Sin embargo, los magistrados votaron por unanimidad la propuesta del ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, que establece que haber negado el aborto es una violación al derecho a la salud, a la vida, a la integridad personal, a la no discriminación e incluso a la autonomía reproductiva.

“La Primera Sala estableció que las autoridades impidieron que la mujer tomara una decisión sobre los riesgos de salud que deseaba afrontar y aumentó la posibilidad de que su salud empeorara”, dio a conocer la Corte a través de un comunicado.

Por su parte, el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) celebró la decisión y consideró que “este criterio de la Corte permitirá avanzar en el ejercicio de los derechos reproductivos, pues las instituciones públicas de salud deben brindar el servicio de interrupción del embarazo a las mujeres que lo soliciten y cuya salud esté en riesgo”.